Olmert y Abbas tratan creación de dos estados

http://hoy.com.do/image/article/302/460x390/0/A3D91CED-3DD8-428D-A83D-D859A9E75732.jpeg

Jerusalén/Ramala,  (EFE).- El presidente palestino, Mahmud Abás, y el primer ministro israelí, Ehud Olmert, estudiaron ayer cómo ir avanzando sobre el terreno hacia el objetivo final de la creación de dos estados que convivan en paz. 

“Hablaron de un horizonte político, de cooperación económica entre Israel y el futuro Estado palestino y de extender el diálogo a iniciativas económicas conjuntas”, dijo David Baker, portavoz de la Oficina del Primer Ministro israelí al comentar la reunión, tras la cual los dos líderes no comparecieron ante la prensa.

Pero Baker precisó que Abás y Olmert “no hablaron de los asuntos relacionados con el estatus final”, es decir de los que deben quedar resueltos en una negociación de paz, la cuestión de las fronteras, de Jerusalén o de los refugiados.

Saeb Erekat, jefe negociador de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), confirmó más tarde, en una rueda de prensa en Ramala, que Olmert y Abás hablaron “del horizonte político que significa la traducción en el terreno de la visión del presidente de EEUU, George W.Bush, de los dos estados”.

“Se habla demasiado de la paz; llevamos 15 años hablando de la paz y la gente está harta, la credibilidad requiere que la gente vea con sus propios ojos” que se avanza hacia ella, declaro Erekat.

Abás y Olmert se entrevistaron hoy en Jerusalén por tercera vez en lo que va de año y volverán a reunirse a finales de mes, esta vez en la ciudad cisjordana de Jericó.

Estas entrevistas bilaterales regulares se celebrarán a petición de la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, quien en su última visita a la zona, el 27 de marzo, instó a las dos partes a comenzar a regularizar sus relaciones para buscar una solución definitiva al conflicto que enfrenta a los dos pueblos.  Abás explicó en detalle a su interlocutor israelí el contenido de la Iniciativa Saudí, por la que la Liga Árabe se ha comprometido a una plena normalización de las relaciones de sus estados miembros con Israel, siempre que este país se retire de los territorios que ocupó en la Guerra de los seis días, en 1967.

En un plano más concreto e inmediato, Erekat explicó que se estudió la posibilidad de retirar los retenes y controles militares israelíes en Cisjordania y la apertura, los siete días de la semana, del paso comercial de Karni -entre Gaza e Israel- y de pasajeros de Rafah -entre Gaza y Egipto-.

Ambos dirigentes acordaron renovar el acuerdo con la Unión Europea (UE) para que siga actuando como observador en el paso de Rafah y ampliar progresivamente la apertura de Karni.  El presidente palestino también pidió a Olmert que el alto el fuego alcanzado a fines de 2005 en la franja de Gaza sea extendido a Cisjordania.

   A su vez, la portavoz israelí, Miri Eisin, señaló, por otro lado, que “presentamos (a los palestinos) un plan para la retirada de los puestos de control (en Cisjordania), y ellos otro plan para restaurar las fuerzas de seguridad e impedir el disparo de cohetes Al-Kasam y el contrabando de armas”.

   Olmert y Abás abordaron también el asunto de la liberación del soldado Guilad Shalit -cautivo de milicias palestinas desde junio- en un canje por presos palestinos, pero Erekat subrayó que “cuanto menos hablemos de esto más posibilidades tiene Egipto de tener éxito”.

   Egipto actúa como mediador entre Israel y el movimiento islámico Hamás, que tiene en su poder a Shalit junto con otras dos milicias palestinas, y hasta ahora el Gobierno israelí no ha aprobado la lista de presos que los islamistas exigen excarcelar.

   Otros temas estudiados fue la descongelación por Israel de los impuestos y tasas de aduanas que recoge para la ANP en virtud del protocolo económico de los acuerdos de Oslo, así como la apertura de un puerto y un aeropuerto en Gaza.

   Respecto a la recaudación de aduanas, Erekat recalcó: “no somos un país, no somos un estado, todo llega a través de Israel. No es su dinero es nuestro dinero”. Recordó que el 60 por ciento del presupuesto de los palestinos, “que somos gente pobre”, viene de lo que Israel recolecta.

   En cuanto al puerto de Gaza es una de las asignaturas pendientes del proceso de Oslo (1993-2000), pues Israel siempre se ha opuesto a su apertura por temor a que sirva para meter grandes cantidades de armas en la franja mediterránea.

   Algo parecido ocurre con el aeropuerto, ubicado en el sur de Gaza y que estuvo abierto hasta el comienzo de la segunda Intifada en 2000, cuando Israel destruyó las pistas.

   Miri Eisin describió la atmósfera de la reunión como “muy positiva”, en tanto que Erekat manifestó que la conversación fue “larga y en profundidad”.