OMS: no es necesaria una tercera vacuna contra el COVID-19

OMS: no es necesaria una tercera vacuna contra el COVID-19

Instó a las naciones ricas a donar dosis a los países pobres en vez usarlas para tercera inyección

No hay evidencias de que sea necesaria una tercera vacuna contra el COVID-19 y las naciones ricas deberían donar dosis a los países pobres en vez de usarlas para una tercera inyección, declaró ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, denunció que la pronunciada desigualdad en el acceso a las vacunas responde a “egoísmo”, al tiempo que exhortó a las farmacéuticas a entregar dosis a los países pobres en vez de tratar de convencer a los ricos a que compren más inoculaciones.

Las declaraciones surgen en momentos en que las grandes empresas farmacéuticas están abogando a favor del uso de terceras dosis en algunos países, entre ellos Estados Unidos. “Estamos tomando decisiones conscientes en estos momentos de no proteger a los más necesitados”, dijo Ghebreyesus a periodistas.

La prioridad ahora es vacunar a los que todavía no han recibido ni siquiera la primera dosis, agregó.

El funcionario exhortó a Pfizer y Moderna a dar máxima prioridad a la entrega de inyecciones al programa COVAX de ayuda a países pobres, así como la iniciativa para vacunas en África y a los otros países de ingresos bajos o medios.

Tras 10 semanas en que disminuyeron las muertes por coronavirus a nivel mundial, la tasa de mortandad está nuevamente aumentando y la variante delta está “provocando olas catastróficas de casos del virus”, declaró Ghebreyesus.

Tanto Pfizer como Moderna han accedido a donar pequeñas cantidades de vacunas a COVAX, pero le han dado la mayoría a los países ricos.

La iniciativa COVAX ha estado rezagada durante meses: casi 60 países pobres tienen estancadas sus campañas de vacunación y sus principales proveedores de vacunas no pueden entregar dosis hasta fin de año. En estos países hay altos números de hospitalizaciones y muertes.

Recordó que países de renta baja vuelven a sufrir problemas de suministro de equipo de protección sanitaria, oxígeno y tratamientos.

Pfizer tenía previsto reunirse ayer con funcionarios del gobierno estadounidense a fin de analizar la autorización para una tercera dosis.

La semana pasada, la compañía aseveró que una tercera dosis afianzaría la inmunidad y protegería contra las nuevas variantes.

Variante delta

La variante delta del coronavirus causante de la COVID-19, detectada primero en la India y mucho más contagiosa que versiones anteriores del virus, está presente en al menos 104 países y pronto se convertirá en la dominante a nivel mundial, advirtió ayer la OMS.

“El mundo está experimentando en tiempo real cómo el virus continúa cambiando y volviéndose más contagioso”, subrayó en rueda de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Tedros confirmó que la semana pasada las muertes globales por COVID-19 (unas 55,000) fueron ligeramente superiores a los siete días anteriores, poniendo fin a 10 días de descensos y situando la cifra oficial de fallecidos en la pandemia en más de cuatro millones.

“La emergencia sanitaria está empeorando, y ello amenaza vidas, trabajos, y la recuperación económica global”, advirtió Tedros.

Subrayó que el aumento de casos , favorecido por la expansión de la variante delta, ya se está observando también en lugares con altas tasas de vacunación, aunque la situación es “particularmente mala” en países donde la inmunización avanza lentamente.

Publicaciones Relacionadas