OMS: tuberculosis avanza

GINEBRA (EFE).- Cada año se registran casi nueve millones de nuevos casos de tuberculosis, de los cuales cuatro millones son infecciosos y dos millones terminan en la muerte del enfermo, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) difundido hoy en Ginebra.

El informe destaca los resultados positivos de la estrategia internacional recomendada por la OMS para la lucha contra la tuberculosis, que ha permitido un importante incremento en los casos diagnosticados y tratados, particularmente en países en vías de desarrollo.

La meta de la OMS es que para 2005 se puedan detectar el 70 por ciento de todas las infecciones y se cure al 85 por ciento de pacientes.

La tasa de detección se elevó a 37 por ciento en 2002 con respecto a 32 por ciento de 2001 y 28 por ciento del año anterior, destaca.

Según el estudio de la organización, el mayor aumento de casos corresponde a los países africanos y de Europa del Este, particularmente aquellos que pertenecían a la antigua Unión Soviética.

En esta última región, la estrategia contra la tuberculosis sólo se ha implementado recientemente, precisaron portavoces de la OMS para explicar esa tendencia.

La epidemióloga de la OMS, Catherine Watt, comentó asimismo que la “alarmante propagación” de la tuberculosis en Africa se debe a la alta prevalencia del sida en ese continente.

Los enfermos de sida son especialmente vulnerables a contraer la tuberculosis por la debilidad de su sistema inmunológico.

“El SIDA está llevando la epidemia de tuberculosis al sureste y al este de Africa y hará más grave la situación de los países de Europa oriental, India y China en los próximos años”, recalcó.

La organización Médicos sin Fronteras (MSF) expresó una opinión contraria al optimismo de la OMS, al indicar que “se está perdiendo la batalla contra la tuberculosis debido a que se confía en una prueba de diagnóstico y medicamentos arcaicos”.

Según el presidente de MSF, Rowan Gillies, “un creciente número de pacientes de tuberculosis también tienen sida, pero las herramientas de diagnóstico sólo permiten detectar la mitad de casos de tuberculosis”.

El diagnóstico -señala la organización humanitaria- es “especialmente problemático para los niños” ya que se basa en los síntomas y señales de la enfermedad, pero “frecuentemente no puede ser confirmada con exactitud”.

MSF lamentó asimismo la reducida atención que presta la comunidad internacional a la epidemia de tuberculosis al compararla con la que recibió la de la neumonía atípica el año pasado, para la cual se desarrolló una prueba de diagnóstico en apenas algunos meses.

“La tuberculosis mata dos millones de personas cada año”, recordó Guillies, tras recalcar que esta enfermedad representa una verdadera emergencia que requiere recursos para acelerar el desarrollo de nuevos métodos de diagnóstico y tratamientos más eficaces.