ONU aconseja desplegar más tropas en Haití

NACIONES UNIDAS (EFE).- El secretario general de la ONU, Kofi Annan, recomendó que la Misión de Estabilización en Haití (MINUSTAH) despliegue 750 militares adicionales antes de las elecciones previstas para el último trimestre del año en ese país.

   En su último informe, divulgado hoy, Annan aconsejó además de expandir las fuerzas de la MINUSTAH, también prorrogar su mandato por un año más, para intentar asegurar un clima de seguridad en una “fase tan crucial” de la transición política.    Pese a reconocer que las condiciones de seguridad han mejorado, destacó que aún quedan muchos desafíos, por lo que la ampliación de los 750 efectivos permitirían responder con rapidez a los brotes de violencia que se puedan producir antes de las elecciones.

   La MINUSTAH, liderada por el general brasileño, Augusto Heleno Ribeiro, está integrada actualmente por 6.211 soldados, 1.413 policías civiles, procedentes mayormente de países latinoamericanos, apoyados por 800 empleados locales.

   Al mismo tiempo, Annan recomendó al Consejo también aumentar el techo de la contribución de los países a la misión de la ONU en Haití de los 6.700 efectivos actuales a 7.500, así como el de la policía civil, de 1.600 hoy en día a 1.900 agentes.

   En el aspecto político, Annan animó a todos los haitianos a contribuir tanto en el proceso electoral como en la consolidación del diálogo nacional, e instó al gobierno de transición a promover la participación en ambos procesos.

   Tras calificar de “alarmante” la situación de los derechos humanos en el país y condenar el clima de impunidad, pidió al gobierno transitorio que inicie las investigaciones pertinentes lo antes posibles sobre las denuncias de violaciones a estos derechos cometidas por la policía haitiana.

   Annan también reconoció que las instituciones estatales son muy “débiles”, por lo que sugirió a las autoridades haitianas a estudiar medidas prácticas sobre en qué áreas la comunidad internacional puede ayudar para poder reforzar y reformar el sistema judicial.

   Por otro lado, Annan urgió a los países donantes a hacer efectivos sus compromisos de cooperación con Haití, lo que permitiría el inicio de programas con resultados visibles a corto plazo.

   “Esto transmitiría al pueblo de Haití el mensaje de que la democracia puede representar ventajas concretas en su vida cotidiana”, precisó.

   Así pues, sugirió que las donaciones de los países vayan destinadas a fortalecer los programas nacionales de desarme y reinserción de grupos y bandas armadas ilegales, así como para proyectos de infraestructura que permitan mejorar las condiciones de vida de los haitianos.