ONU: desigualdad frena el desarrollo

D1

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) alertó ayer en su informe anual de que la desigualdad y la discriminación amenazan el progreso global e instó a impulsar políticas a todos los niveles para cerrar esa brecha.
El estudio, presentado en Estocolmo, destaca los “impresionantes” avances logrados en los últimos 25 años, como que más de mil millones de personas han salido de la pobreza extrema, que 2,100 millones lograron acceso a saneamiento mejorado y que la tasa de mortalidad en niños menores de cinco años se ha reducido a la mitad.
Pero 1 de cada 3 personas en todo el mundo sigue viviendo en bajos niveles de desarrollo, recuerda el PNUD, que subraya que la desigualdad también afecta a los países desarrollados, donde más de 300 millones personas viven en situación de pobreza relativa.
“Desarrollo humano para todos”, como se titula el informe, señala que un 1 % de la población mundial posee el 46 % de la riqueza e insiste en que la marginación afecta ciertos grupos sociales, que sufren desventajas que a menudo se refuerzan entre sí, lo que aumenta vulnerabilidad y amplía brecha generacional.
Entre esos grupos sobresale el de las mujeres, cuyo Índice de Desarrollo Humano (IDH) -que combina ingresos, esperanza de vida y educación- es seis puntos menor que el de los hombres, son excluidas por su género de ciertos empleos en cien países y sufren prácticas peligrosas como la mutilación genital y el matrimonio forzoso.