ONU insta a redoblar esfuerzos para reducir la mortalidad en el tránsito

Accidente Vehiculo

Brasilia. La ONU instó hoy a los Gobiernos de todo el planeta a redoblar sus esfuerzos para reducir las 1,2 millones de muertes anuales que causan los accidentes de tránsito, al inaugurar en Brasilia la II Conferencia Global sobre Seguridad Vial.

En la apertura de esta cita, que congrega a delegaciones de unos 140 países, fue leído un mensaje del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien subrayó que ese organismo se ha trazado la meta de bajar esas cifras al menos a la mitad para el año 2020.

“Reducir las muertes en el tránsito es uno de los Objetivos de Desarrollo Sustentable y es una obligación para el mundo”, declaró Ban en la misiva dirigida a la conferencia.

El mensaje fue leído por la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, quien sostuvo que la cifra de muertes actual es “inaceptable” y constituye un grave problema de salud pública.

La funcionaria china de la OMS hizo un repaso de algunos datos recogidos por esa entidad y alertó de que el mundo gasta sólo en la atención de los muertos y heridos en accidentes viales unos 500.000 millones de dólares anuales, que pudieran tener “un mejor destino”.

Chan puso énfasis en que el 90 % de las víctimas de accidentes se registran en los países en desarrollo, que sin embargo sólo acumulan cerca del 50 % de la flota de automóviles a nivel global.

La ONU ha declarado al período 2010-2020 como la “Década de la Acción por la Seguridad Vial”, para la que se trazó la meta de bajar a la mitad el actual número de muertes en el tránsito, pero Chan admitió que será “difícil” cumplirla sin un empeño mayor.

No obstante, sostuvo que hay algunas “buenas noticias” y entre ellas citó que, según los datos de la OMS, en los últimos tres años y en términos absolutos, la tasa de mortalidad se ha reducido en 79 países, aunque al mismo tiempo ha aumentado en otros 68.

Chan no precisó cuáles países se acercan al objetivo de la ONU, pero indicó que, en líneas generales, el mundo “está en la dirección correcta”, aunque debe “acelerar” sus planes de prevención en vez de hacerlo con los automóviles.

“El ritmo de los cambios es muy lento” y eso es más notorio en los países en desarrollo, remarcó la directora de la OMS.

En ese sentido, instó a reforzar en esos países los que la OMS califica de “cinco pilares” de la seguridad vial, que se refieren a la gestión, las vías de tránsito y movilidad, vehículos más seguros, los usuarios y la respuesta tras los accidentes, tanto para salvar vidas como para tratar a los millones de heridos que causan.

Según la ONU, Europa es el continente con las tasas más bajas de mortalidad en accidentes, con un promedio de 9,3 cada 100.000 habitantes, mientras que en el extremo opuesto se sitúa África, con 26,6.

En América Latina, la tasa se sitúa en 15,9, pero en siete países supera las 20 muertes cada 100.000 habitantes- República Dominicana (29,3), Brasil (23,4), Bolivia (23,2), El Salvador (21,1), Paraguay (20,7) y Ecuador (20,1).

En el caso de Brasil, ese índice supone que unas 42.000 personas mueren cada año en el tránsito, lo cual abarca víctimas en automóviles, motocicletas y bicicletas, así como peatones atropellados.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, participó hoy en la apertura de la conferencia y destacó que, pese a esa elevada tasa, en su país la mortalidad en accidentes se ha reducido cerca de un 20 % en el último lustro, gracias a diversas medidas de prevención.

Esas medidas incluyeron, entre otros aspectos, un endurecimiento de las leyes y penas por infracciones, una rigurosa fiscalización y mejoras en las carreteras, lo cual ha minimizado los riesgos.

Según datos oficiales, las principales causas de accidentes en el país son similares a las del resto del mundo y pasan por el no uso de cinturones de seguridad, distracciones, velocidades excesivas, imprudencias o la utilización de teléfonos móviles al conducir.

También inciden elevados índices de alcoholemia o la falta de sillas especiales para niños menores de seis años, que constituyen un alto porcentaje de las víctimas de accidentes.

De acuerdo a los datos de la ONU, 500 niños mueren cada día en el mundo en accidentes de tránsito, que pudieran ser evitados con la adopción de políticas públicas más eficientes, que garanticen el uso de los dispositivos de seguridad existentes.