ONU teme ola de refugiados ante crisis vive Haití

http://hoy.com.do/image/article/283/460x390/0/C725AACE-9EA2-47AC-98E2-F8F81D708EE4.jpeg

De los servicios de Hoy
NUEVA YORK.-
Las Naciones Unidas advirtieron ayer a los países vecinos de Haití que se preparen para un nuevo flujo de balseros o refugiados, a menos de que se envíe rápidamente una ayuda a la empobrecida y devastada nación caribeña.

   “O bien invierten para poner nuevamente a Haití en carrera, o recibirán una cantidad de balseros en los próximos meses”, advirtió el subsecretario de la ONU Jan Egeland, coordinador para ayudas de emergencia del organismo.

   “Se ha hecho muy poco”, subrayó Egeland. “Haití perdió 2.000 ciudadanos con el más reciente huracán porque estaba demasiado mal preparado -y eso se debe al caos social que vive” el país, agregó.

   La situación en la isla se degradó estas últimas semanas, con disturbios en Puerto Príncipe que desde fines de septiembre dejaron unos 30 muertos en actos de violencia atribuidos a sectores simpatizantes del depuesto presidente Jean Bertrand Aristide.

   Con un ingreso per cápita de 361 dólares en 2003, Haití es el país más pobre de América. La mitad de la población urbana no tiene acceso a agua potable, la incidencia del HIV/Sida se estima en 5% y el promedio de vida es de sólo 53 años.

   El país trata además de reponerse del paso de la tormenta tropical Jeanne, que el mes pasado dejó más de 1.800 muertos y 300.000 damnificados.

LA AYUDA

La Misión de Estabilización de la ONU en Haití (MINUSTAH) está realizando un papel crucial en la distribución de ayuda humanitaria a la población y en la pacificación del país, pero Egeland lamentó que aún no se hayan desplegado todos los efectivos de la operación.

   En la actualidad, la MINUSTAH dispone de casi 3.000 soldados desplegados en Haití, la mayoría de países latinoamericanos, lo que significa menos de la mitad de los casi 6.700 efectivos militares y 1.600 policías que autorizó el Consejo de Seguridad de la ONU para la operación.

   Ante el deterioro de la situación, diversas instituciones internacionales, así como países de la región han colaborado enviando cargamentos de ayuda humanitaria para los damnificados.

   Sin embargo, algunos de los envíos no han podido ser distribuidos debido a las dos semanas de violencia que se ha vivido en la capital del país, Puerto Príncipe, entre los seguidores de Aristide y las fuerzas del Gobierno de transición.