ONU trata abrir mesa diálogo con varios sectores en Bolivia

Supporters of former President Evo Morales assemble at Sacaba, Bolivia, Sunday, Nov. 17, 2019. Bolivia's political crisis turned deadly after security forces opened fire on supporters of former President Evo Morales in Sacaba on Nov. 15, killing multiple people and injuring dozens. (AP Photo/Juan Karita)
Supporters of former President Evo Morales assemble at Sacaba, Bolivia, Sunday, Nov. 17, 2019. Bolivia's political crisis turned deadly after security forces opened fire on supporters of former President Evo Morales in Sacaba on Nov. 15, killing multiple people and injuring dozens. (AP Photo/Juan Karita)

En pleno pico de la crisis social y política que golpea a Bolivia, el gobierno de la autoproclamada presidenta interina Jeanine Áñez y grupos movilizados afines al expresidente Evo Morales buscaban abrir negociaciones con el apoyo de la ONU, tras dos jornadas de protestas violentas.
El enviado de las Naciones Unidas, Jean Arnault, convocó a una “mesa de diálogo” a dirigentes y legisladores del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales, con apoyo de los obispos católicos, dijo el domingo el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano. La muerte de nueve cocaleros seguidores del expresidente Morales a manos de las fuerzas de seguridad ha puesto en entredicho el llamado a la paz de la presidenta interina Áñez, quien ha dicho que la pacificación del país y la convocatoria a nuevas elecciones en tres meses son su prioridad.
Tras las muertes, los cocaleros han dado un ultimátum a Áñez para que renuncie y repliegue a las fuerzas de seguridad que les impiden ingresar a la ciudad de Cochabamba. Las negociaciones son con grupos movilizados y con legisladores del MAS, dijo Justiniano. La bancada “masista” controla casi dos tercios del voto legislativo.

Evo Morales teme guerra civil
México.- EFE .- El expresidente Evo Morales tiene “mucho miedo” a que estalle en Bolivia una guerra civil por lo que, en una entrevista con Efe, hizo un llamamiento este domingo para que sus compatriotas acaben de inmediato con los enfrentamientos.
“Tengo mucho miedo. En nuestra gestión hemos unido campo y ciudad, oriente y occidente, profesionales y no profesionales. Ahora vienen grupos violentos”, advirtió Morales al ser preguntado por el riesgo de una guerra civil en su país.
Morales, asilado político en México desde el 12 de noviembre, aseguró tener “información de primera mano” de que hay “paramilitares organizados” y “pandilleros y drogadictos pagados” por la derecha boliviana para cometer actos violentos en las calles del país. Desde las elecciones del pasado 20 de octubre, que desataron una grave crisis en Bolivia, al menos 20 personas han fallecido y más de 500 han resultado heridas en enfrentamientos entre partidarios y detractores de Morales.