ONU y NOAL silencian palestinos y Malvinas

En la cita de los declinados y obsoletos Países No Alineados (NOAL), realizada reciente en isla Margarita, Venezuela, y en el actual 71 período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, se silenciaron los atropellos del Estado de Israel contra los palestinos de la Franja de Gaza y Cisjordania, y el reclamo dos veces centenario de Argentina de las islas Malvinas, apropiadas (robadas) por Gran Bretaña desde 1833.
Concerniente al deplorable caso humanitario que padecen los 1.8 millones de palestinos encerrados por el Estado de Israel en el perímetro de 350 kilómetros cuadrados que es el territorio de Gaza y los 3.4 millones de Cisjordania, los NOAL no pronunciaron una sola palabra, como tampoco sobre las islas Malvinas.
En el segundo de los dos lamentables casos, Argentina, hoy orientada por los parámetros de un presidente cortejador de la globalización y el mercantilismo como notable empresario que es Mauricio Macri, ha optado por manejar el diferendo de las Malvinas con un criterio empresarial, obviando la retórica nacionalista, consensuando con Albión vuelos directos Río Gallegos-Puerto Stanley.
No así al llamado imperativo de forjar el Estado Palestino, frisado por la política criminal y de latrocinio del Estado de Israel de profundizar los asentamientos de colonos judíos en Cisjordania y el Este de Jerusalén.
El presidente Barack Obama, que agota su última comparecencia en la ONU, evadió el caso palestino y optó por conciabular con el premier israelí Benjamín Netanyahu en un hotel newyorkino, en vez de en la ONU, expresando su “preocupación” por los asentamientos judíos en tierras palestinas, sin categorizar, repudiar y condenar, instando con su poder, como en otras instancias, imponer fundar el Estado Palestino.
Así, ambas citas se convierten en farsas, circenses, sin resultados.