Oposición se aleja gobierno Zapatero

MADRID.- El opositor Partido Popular (PP, derecha) advirtió ayer al gobierno socialista que “limitará” su colaboración con el ejecutivo si no rectifica la acusación de su canciller de que José María Aznar apoyó al empresario venezolano que en 2002 lideró el golpe contra Hugo Chávez. “El PP limitará su colaboración con el gobierno a raíz de los dichos de Moratinos”, afirmó la entidad.

    El PP rechazó concurrir el martes a una cena que el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero ofreció al presidente venezolano, que cumplía una visita oficial a España.

    La víspera desde Caracas, el vicepresidente José Vicente Rangel afirmó que el 12 de abril de 2002 “el embajador (Manuel) Viturro, concurrió a Miraflores (ndlr: palacio de gobierno) a felicitar al nuevo gobierno con el embajador de Estados Unidos”.

   Según fuentes oficiales españolas de la época, Aznar expresó ese día su “disponibilidad y apoyo” a Carmona, que había disuelto la Asamblea Nacional (AN).

DIARIO CRITICA ZAPATERO

“El primer ministro accidental” es el titular de un editorial publicado ayer por el “The Wall Street Journal”, en su edición europea, en el que critica duramente la actuación de José Luis Rodríguez Zapatero en sus nueve primeros meses al frente del Gobierno español.

   El diario recuerda que Rodríguez Zapatero dijo en septiembre a la revista “Time” que “no quiero ser un gran líder” y afirma que, teniendo en cuenta esa frase, estos nueve meses deben ser considerados “un éxito rotundo”.

   A juicio del periódico dejó su impronta con la decisión de retirar a las tropas de Irak, anunciada antes de ganar las alecciones, adoptada “precipitadamente” y que fue el perfecto “gracias” a los terroristas que atacaron Madrid el 11 de marzo.

   Asimismo, señala que “contrariamente a las quejas socialistas de que los anteriores Gobiernos expusieron a España al terrorismo, ahora sabemos que los ataques a Madrid fueron planeados mucho antes de la guerra de Irak”.

   La salida, que costó a España “amigos e influencia exterior”, no llevó más seguridad a casa y España sigue siendo un “objetivo” y una “base para la red global de Osama” Bin Laden.

   Las “implacables ráfagas” de antiamericanismo de Zapatero “hacen estremecer incluso a los diplomáticos franceses y alemanes”

   “Dos veces ha instado a los aliados de EEUU a que abandonen Irak. Y de alguna manera todavía esperaba que el presidente George W. Bush le devolviera sus llamadas”.

   “Sería tentador negar la importancia de las meteduras de pata de un presidente inexperto que finalmente llegue a ser más sabio”, afirma el diario, que considera que la política de Zapatero “parece no estar tan conducida por la inexperiencia como por la ideología”, lo que es “difícil de cambiar”.

   Por ello, apunta el diario, “esta visión del mundo ayuda a explicar sus afinidades por los últimos bastiones que quedan del socialismo en Latinoamérica”.

   En este sentido, destaca la labor de presión que está realizando sobre la UE para conseguir que se levanten las sanciones a Cuba, “ostensiblemente para alentar las reformas en esa isla totalitaria”, postura bienvenida por los disidentes cubanos.

   Otro de los proyectos de Zapatero es fortalecer los lazos de España con el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien en una visita a Madrid esta semana destacó que la “química” entre ambos habían sido “muy, muy buenas”.

   Incluso, subraya el periódico, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, respaldó la acusación de Chávez de que el anterior Gobierno conservador español apoyó un intento de golpe de Estado en su contra, lo que ha provocado que los conservadores hayan solicitado su dimisión.

   “Zapatero tiene derecho a tener sus ideas”, pero “el pueblo español debería poder preguntar qué consiguen de un líder que apacigua a los terroristas, se hace amigo de los dictadores y acaba con la posición internacional de España”, indica.

   “Podrían ser cuatro largos y oscuros años en la península Ibérica”, finaliza editorial.