Optimismo con alertas

Optimismo con alertas

Al final del túnel por el que se marcha hacia el renacer de actividades productivas acompañado de una adecuada contención al virus SARS-CoV-2 aparece una luz de de esperanzadora brillantes. Los esfuerzos por vacunar a más y más personas, venciendo renuencias injustificadas, arrojan una notable declinación de hospitalizaciones, contagios y defunciones.

República Dominicana gana prestigio internacionalmente por considerarse adecuada su respuesta a la invasora pandemia, un éxito que debe continuar sin poner en pausa controles conciliables con las flexibilidades de horario que de ninguna manera deben incluir aglomeraciones bajo techo y sin mascarillas. Tampoco puede bajarse la guardia en la detección de viajeros que podrían llegar del exterior portando variantes virales que intensifican contagios en otros países.

Los estímulos a sectores productivos elevan crecimientos en renglones de la economía y el ingreso de divisas es reportado como preservador de la estabilidad de valores monetarios a pesar de que factores externos aumentan costos de productos terminados, materias primas y transporte marítimo.

La inflación golpea a Estados Unidos y se retrasan embarques que someten al comercio local a escaseces. Pero la recuperación de confianza en República Dominicana como destino turístico cobra significación. Los famosos se sienten más atraídos que antes.

Un abrazo al Listín Diario

Cumplir mañana 132 años de continua vigencia y aceptación pública como periódico es buen motivo para celebrar. Es el caso del Listín Diario, tan respetable por su larga hoja de servicios a la sociedad como por su versátil adaptación, en lo físico y conceptual, a los tiempos y a los cambios de prioridades y visiones de sus lectores y el país.

Un medio de información, análisis y conceptos editoriales responsables que estuvo ayer, está hoy y estará mañana. Su excelencia explica su permanencia.

Felicitaciones por el aniversario a quienes mantienen en elevado sitial al rotativo, miembro distinguido de la familia periodística dominicana; a su director, Premio Nacional de Periodismo, Miguel Franjul, junto al equipo de redacción de brillantez creativa y diversidad en los que deposita merecida confianza una respetable razón social.