Orates Urbanos

Virgilio M. Malagón Álvarez

1-En el contexto geográfico, Urbano es aquel ciudadano civil y metropolitano que cohabita en un ambiente citadino de alta densidad demográfica.
2- En el contexto moral, Urbano es aquel ciudadano que exhibe un comportamiento afable y moderado, dentro de un marco citadino, acorde con las buenas costumbres y el ordenamiento social de la Urbe donde habita.
Lo anterior lo traigo a colación debido a que por fin ¨han salido del closet¨ las aprensiones de juicio de valores sobre la distorsión que permea a un género de música, Mal llamado ¨Urbano¨.
Sin embargo, creo conveniente exponer algunos conceptos sobre esta nueva modalidad de concebir e interpretar una temática llena de vulgaridad, desparpajo e incitaciones a violentar el Orden Público y el perfil moral de nuestras sociedades.
El erudito Dr. Google nos da las orientaciones siguientes:
• ¨El Urban (o urbano contemporáneo) es un término utilizado en los Estados Unidos para referirse en general a la música negra popular contemporánea. Se incluyen pues bajo este término géneros como el Rap (o hip hop), el Soul contemporáneo y el Rhythm and Blues contemporáneo¨.
• ¨Básicamente, la música urbana representa los diferentes ritmos que encontramos en el mundo actual y han surgido a lo largo de la historia, tienen gran acogida en las personas, lo que permite establecerla a todas las clases de individuos, sociedad y a las culturas que existen e como Hemos, Raperos, Roqueros, Punkeros, Metaleros¨.
REF: ( https://www.google.com/search?biw=1920&bih=937&ei=n_6WXN-1AcHt5gKi_7awDw&q=genero+urbano+definicion&oq=genero+urbano+definicion&gs_l=psy-ab.3..0.6163.11116..11917…0.0..0.113.1177.1j10……0….1..gws-wiz…….0i71j0i67.GClMhVHbMyo )

• En otras palabras, la Música Urbana es la expresión musical más reciente de las comunidades urbanas dentro de los conglomerados raciales minoritarios de las grandes urbes, acinadas y llenas de desvinculación social.

• Esta situación alimenta los guiones y pentagramas de estas expresiones musicales ejecutadas con un lenguaje vulgar y un acompañamiento altisonante lleno de decibeles incoherentes y estridentes.
Por razones dignas de un análisis profundo e enjundioso, se le ha otorgado un sello de ¨Lucha de Clases¨ a ese genero musical, que NO se compadece con la verdad. Sobre este punto, la prestigiosa comunicadora Mariasela Alvarez dijo:
¨Hay una idea que cuando uno critica las letras de algunas canciones urbanas, está criticando a una clase social. Esto NO es una guerra entre ricos y pobres¨.
Bajo el pretexto de que provienen de ¨barrios marginados¨ los compositores e interpretes han querido acuñar una Patente de Corso que les permite enrostrar su enojo social a través de un lenguaje soez, vulgar y atrincherante.
Peor aún, enarbolan un credo de corrupción moral que incita al consumo de estupefacientes, prostitución precoz, el logro de metas materiales ¨por la vía fácil¨, etc.

En otras palabras, es un canto al desparpajo moral sin tener en cuenta el daño que pueden causarles a esa ¨juventud desposeída¨ que ellos mismos aúpan bajo el manto de la impunidad verbal y lirica.