Orégano: Usos medicinales y cómo debe utilizarse

Orégano: Usos medicinales y cómo debe utilizarse

El orégano, cuyo nombre significa “alegría de la montaña, es una planta aromática perteneciente a la familia de las lamiaceae y se usa principalmente en la gastronomía, aunque tiene beneficios medicinales que son pocos conocidos.

La planta llega a vivir más de dos años, tiene un tallo recto y alcanza hasta los 80 centímetros de alto. Sus hojas son ovaladas, acabadas en punta, de hasta cuatro centímetros y brotan de dos en dos en cada nudo. Mientras que sus flores forman espiguillas de hasta tres centímetros, pequeñas, de color violeta y rosado.

El orégano, también llamado orenga o mejorana silvestre, es una planta muy fácil de cultivar ya que crece bajo condiciones cálidas en jardines, huertos e interiores de macetas.

Varias especies del orégano son nativas de la zona mediterránea y todas ellas son tratadas como especias. La influencia del clima, la estación y el suelo afectan a la composición de la hierba.

En épocas antiguas, esta especia se utilizaba como encanto al plantarse alrededor de las casas para protegerlas de las fuerzas malignas externas.

Puede leer: Mascarillas de aguacate para el acné, piel grasa y las arrugas

En la cocina

Las hojas del orégano son utilizadas como condimento, tanto secas como frescas, aunque secas poseen mucho más sabor y aroma.

El sabor del orégano es fuerteamargocálido, algo picante, mentolado y muy aromático, lo que le da una intensa personalidad a los platillos.

La planta se utiliza como especia para sazonar carnes, pescados, aves, caldos, salsas (en especial de tomate), ensaladas, pastas y pizzas.

En México es un ingrediente esencial en la aromatización y sabor del pozole, uno de los platillos más tradicionales del país.

En la salud

El orégano no solo le da sabor a los platillos, sino que también puede condimentar la salud debido a sus diversas propiedades medicinales generadas por el alto contenido en minerales y ácidos.

La hierba ayuda a disminuir dolores de cabeza, de estómago, de garganta, de articulaciones y hasta de muelas.

El orégano también contribuye a prevenir problemas cardíacos, digestivos e incluso de estreñimiento.

Por si fuera poco, la planta ha demostrado aliviar la tos, el asma y hasta los resfriados, a la vez que es usada como antiséptico y antioxidante.

De igual forma el orégano suele ser utilizado para el tratamiento de trastornos del tracto gastrointestinal, el tracto respiratorio y el sistema nervioso.

Asimismo, el orégano tiene un efecto antiparasítico, lo que quiere decir que, su aceite esencial podría ser un agente efectivo contra los piojos y otros parásitos en el cuerpo humano.

Contraindicaciones

Al usar el orégano se debe tener consciencia de los efectos secundarios o contraindicaciones que genera.

Por ejemplo, esta planta no debe utilizarse durante el embarazo, pues puede provocar abortos espontáneos.

Tampoco está recomendado durante la lactancia, ya que puede irritar el tracto intestinal del bebé, sólo al consumirlo en grandes cantidades.

Los tés o infusiones no se deben de administrar a menores de 6 años.

En cualquier edad se debe evitar el consumo excesivo, ya que puede causar alergia, periodo menstrual abundante y dolor de estómago.