Órgano anticorrupción niega conflicto de interés de Peña Nieto

El presidente de México, Enrique Peña Nieto. Archivo
El presidente de México, Enrique Peña Nieto. Archivo

MÉXICO. El ministerio mexicano de la Función Pública, el órgano anticorrupción del país, determinó que ni el presidente Enrique Peña Nieto ni el ministro de Hacienda, Luis Videgaray, incurrieron en conflicto de intereses por la compra de lujosas casas a contratistas públicos.

“Se determinó que no existe conflicto de interés ya que ni el licenciado Peña Nieto ni el doctor Videgaray incurrieron en alguna acción parcial relacionada con las atribuciones que les corresponde ni participaron de forma alguna en los contratos”, dijo este viernes el ministro de Función Pública, Virgilio Andrade, al dar a conocer los resultados de su investigación.

La investigación se derivó del escándalo generado en noviembre pasado, cuando un reporte periodístico reveló que la primera dama, Angélica Rivera, había adquirido una mansión de más de tres millones de dólares a un importante contratista gubernamental meses antes de la victoria electoral de Peña Nieto en julio de 2012.
Posteriormente se conoció que el propio Peña Nieto y su ministro Videgaray habían hecho compras similares en el pasado. Para enfrentar la polémica, y en medio de una crisis política por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Peña Nieto pidió en febrero a Andrade que investigara los contratos públicos a esas empresas para determinar si fueron beneficiadas en los procesos de otorgamiento.

En su investigación, Andrade determinó que no hubo conflicto de intereses ya que, entre otros motivos, todas las casas fueron declaradas y adquiridas antes de que Peña Nieto y Videgaray fueran funcionarios federales y las condiciones de compra de las viviendas no fueron modificadas posteriormente a su favor.

Ni al presidente ni al ministro de Hacienda les “corresponde participar en contrataciones o la supervisión de la ejecución de dichos contratos”, dijo Andrade durante una rueda de prensa de casi tres horas.

El funcionario detalló que se tomó declaración a 111 servidores públicos involucrados en el otorgamiento de 33 contratos públicos a los contratistas, quienes negaron haber recibido la orden o presiones para favorecer a esas empresas.

La investigación de Andrade ha enfrentado suspicacias desde el inicio porque se trata de un miembro del gabinete de Peña Nieto, tuvo cargos de representación por el partido oficialista PRI y ha reconocido que tiene una relación personal con Videgaray.

Andrade negó que su investigación sufra de falta de credibilidad.

Para dar más certidumbre, el funcionario dijo que las indagatorias no estarán sólo a disposición de un panel de expertos para su revisión, como estaba previsto en un inicio. “El compromiso es hacerlo plenamente transparente.

Por ello he decidido poner a disposición los expedientes de investigación al público en general”, afirmó.