Orgasmatrón, un dispositivo que ayuda lograr orgasmo

LONDRES (ANSA).- Un cirujano estadounidense solicitó voluntarias con dificultades para alcanzar el orgasmo, a quienes ofreció implantar un dispositivo subcutáneo que, según afirmó, proveerá inmediata estimulación sexual al frotar cierta zona de la columna vertebral de la paciente.

El pedido fue dado a conocer ayer por el diario científico británico New Scientist.

El dispositivo, finalizado hace dos años, fue apodado “orgasmatrón”, por el nombre de un aparato de similares características que aparecía en la película “Barbarella”, de 1968, y es actualmente puesto a punto por un equipo de investigadores estadounidenses

“Pensaba que tendría muchas mujeres tocando a mi puerta dispuestas a participar en el experimento, pero por el momento estoy luchando para encontrar voluntarias”, dijo Stuart Meloy, dueño de la patente del orgasmatrón.

Sólo una mujer se sometió a la primera fase del estudio, aceptando que se le implantaran conductores eléctricos conectados a un dispositivo interno.

La mujer, que no tenía un orgasmo desde hacía cuatro años, mantuvo relaciones sexuales siete veces en nueve días con su marido, logrando siempre orgasmos.

En la segunda fase del experimento, todavía impracticada, un dispositivo telecomandado de pequeñas dimensiones será injertado bajo la piel de la voluntaria.

Según el investigador, la operación no involucra más riesgo que el que produce una “inyección anestésica”, pero otros expertos alertaron sobre posibles efectos colaterales, sosteniendo que un implante sería una solución demasiado extrema y mecánica para un problema sexual que en general tiene raíces psicológicas.

Según el cirujano, la idea del orgasmatrón se le ocurrió por casualidad, durante una operación en la que instaló en la columna vertebral de una paciente un aparato estimulador de la espina dorsal destinado a aliviar los fuertes dolores de espalda que ésta sufría.

En esa ocasión, Meloy descubrió que leves impulsos eléctricos provocaban éxtasis sexuales en su paciente.