Originales sombreros y vestidos vaporosos

http://hoy.com.do/image/article/31/460x390/0/9B9CF6E6-B1F1-4210-BCA9-E525393EE35C.jpeg

Ha destacado por la ausencia de sus habituales efectos especiales y por el contenido de las líneas propuestas, más femenino y “ponible” que nunca. La colección ha sido la más femenina, nunca vislumbrada en París para un Dior de Galliano.

Vaporosa, de volantes, mañanitas, lazos, vestidos flotantes y hasta trajes de chaqueta. Sí. Trajes de chaqueta, ajustados en la cintura, como en los años 50 y muy entallados luego también en las caderas y los muslos.

Nada de ese famoso volumen gigante en la parte superior o inferior de la silueta, sin el que ningún modelo de Galliano podría existir.

Como máximo, una pamela, de dimensiones normales o un gorro de lana tipo levemente rasta o un sombrero tipo “casa de la pradera”, por cierto, bastante sorprendente.

Para adornar la cabeza, Galliano creó igualmente pequeños sombreros cofias, generalmente rojos, para portar un tul sobre el rostro y gorros de punto años 20, a veces satinados o de lame.

El tejido vaquero recibió un impulso innovador, bordado con flores y motivos plateados o multicolores, sobre trajes de chaquetas, minifaldas plisadas y abrigos-vestidos trapezoidales con bolsillos a la vista.