Ortega llama ladrón a Enrique Bolaños

MANAGUA (AFP).- El líder del opositor Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda), Daniel Ortega, calificó al presidente Enrique Bolaños de ser “un ladrón igual o peor” que su antecesor, Arnoldo Alemán, preso por corrupción.

   “Bolaños es un ladrón igual o peor que Alemán, pero se cobija en su inmunidad, para no caer preso y no ser destituido de su cargo de presidente de Nicaragua”, afirmó Ortega durante una visita el lunes a la ciudad caribeña de Puerto Cabezas, 350 km al noreste de la capital.

   Ortega dijo que Bolaños “fue la mano derecha” de Alemán durante su gobierno (1997-2002) y “cómplice” de los millonarios fraudes que se cometieron bajo su administración con fondos públicos.

   Bolaños “conocía todas las malas maniobras que perjudicaron a miles de nicaragüenses con la gran estafa que le hicieron a las arcas del Estado”, dijo Ortega, quien gobernó Nicaragua de 1979 a 1990.

   “Se debe haber carcajeado la gente, si hay alguien que le ha dado la cara al pueblo y que le ha rendido cuentas al pueblo, ese ha sido el presidente Bolaños”, reaccionó el vocero de la Presidencia, Lindolfo Monjarretz, en una rueda de prensa en Managua.

   El mandatario nicaragüense fue acusado el 28 de octubre de 2002 por la  Fiscalía de financiar la campaña electoral que lo llevó al poder con fondos defraudados al Estado por el ex presidente Alemán, condenado el año pasado a 20 años de prisión por lavado de dinero.

   La acusación, que también incluyo al vicepresidente José Rizo, no prosperó debido a que la petición de desafuero que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) hizo ese año al Parlamento fue archivada.

   Las ácidas acusaciones de Ortega se producen en momentos en que Bolaños trata de superar la crisis provocada por un pedido de destitución que la contraloría formuló al Congreso por negarse a informar el origen de más de siete millones de dólares gastados durante su campaña electoral del 2001.

   El gobernante logró frenar el proceso parlamentario con el apoyo de una misión de alto nivel de la OEA que visitó Nicaragua la semana anterior, que sugirió al gobierno convocar un diálogo nacional para garantizar un clima de gobernabilidad.

   La recomendación forma parte del informe que la misión presento sobre la situación nicaragüense ante el Consejo Permanente de la OEA, el cual ha sido manipulado por el gobierno y sus opositores de acuerdo a su conveniencia.

   Según el vocero presidencial, el informe de la OEA dice que en Nicaragua todos “reconocieron la honestidad del presidente Bolaños”.

   Bolaños propone un diálogo multisectorial bajo la observación de la OEA para discutir reformas institucionales que el gobierno hace mucho quiere promover para debilitar la influencia que el FSLN y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha) ejercen sobre instituciones clave del Estado.

   El PLC, que dirige Alemán, y el FSLN rechazaron el diálogo multisectorial, así como una mediación de la OEA propuesta por Bolaños.

   Al diálogo deben ir las “instituciones o personas que puedan hacer efectivo los acuerdos, no va a venir aquí Bolaños a incluir a sus chocoyos, pericos, gatos y monos, que tiene en su casa a tratar de meterlos al diálogo para hacer una torre de Babel”, afirmó el vicepresidente del Parlamento, el liberal Wilfredo Navarro.

    Navarro dijo que el diálogo no detendrá el proceso de destitución de Bolaños en el Congreso, cuyo estudio las bancadas mayoritarias acordaron posponer para después de las elecciones municipales del 7 de noviembre.