OTAN apoya escudo EU; Rusia no

Bruselas (EFE).- La OTAN defendió ayer la tesis estadounidense de que el escudo antimisiles que Washington quiere instalar en el este de Europa no constituye una amenaza para Rusia, pero no logró convencer a los rusos.

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, subrayó la “unidad” de los aliados tras una reunión del Consejo Atlántico en Bruselas en la que los Veintiséis cerraron filas antes de reunirse con el embajador ruso, Konstantin Totsky.

Los aliados están “convencidos” de que los planes de EEUU de instalar una base de diez cohetes interceptores en Polonia y un radar en la República Checa de aquí a 2013 “no puede afectar al equilibrio estratégico ni plantear una amenaza para Rusia”, dijo De Hoop Scheffer.

Sin embargo, el secretario general admitió que en la reunión de la OTAN con Totsky “no puedo concluir que estuviéramos de acuerdo en todo” y recalcó que “hay una diferencia de percepción” sobre la amenaza de un ataque con misiles balísticos.

Rusia ve en los planes estadounidenses un retorno a la época de la “Guerra Fría”, pese a las alegaciones estadounidenses de que el sistema antimisiles, que completará el escudo que ya tiene EEUU en Alaska y California, tiene como fin prevenir ataques desde Irán o Corea del Norte.

Sin embargo, el embajador ruso subrayó que “hoy ha empezado el diálogo” sobre ello y celebró los planes de la OTAN de continuar las conversaciones dentro del Consejo OTAN-Rusia de la semana próxima en Oslo, durante una reunión de ministros de Exteriores de la Alianza a la que asistirá el titular ruso, Serguei Lavrov.

“El despliegue del escudo antimisiles estadounidense no es agradable para nosotros, pero de ninguna manera queremos regresar a la Guerra Fría”, afirmó Totsky.

EEUU expuso ayer a sus socios de la OTAN sus planes, que habían suscitado preocupación entre algunos aliados europeos por temor a un enfrentamiento con Rusia, e hizo pública una oferta hecha a Moscú esta semana para cooperar en materia de defensa antimisiles, que incluye tecnología y desarrollo, ejercicios conjuntos y un sistema de alerta temprana.

   Pero el viceprimer ministro primero ruso, Serguéi Ivanov, afirmó hoy en Yekaterimburgo, en los Urales, que Rusia no cooperará con EEUU en el desarrollo de su escudo antimisiles.

   “Sinceramente, no veo ningún sentido en la posible cooperación (con Estados Unidos) en el sistema estratégico de defensa contra misiles”, dijo a la prensa Ivanov, ex titular de Defensa ruso.

   Los aliados acogieron hoy con satisfacción las explicaciones de EEUU e insistieron en que el tema de los misiles debe seguir discutiéndose en el seno de la OTAN, con una “máxima transparencia” hacia Rusia.

   También hubo consenso en que la amenaza de un ataque de misiles contra Europa es real, y De Hoop Scheffer dijo que no había escuchado “ninguna objeción a lo que negocian los EEUU con los polacos y los checos”.

   Los Veintiséis también incidieron en la “indivisibilidad de la seguridad”, en una referencia al hecho de que el escudo estadounidense dejaría sin protección al sudeste de Europa, en particular a Turquía, Bulgaria, Rumanía y Grecia, y plantearon la posibilidad de que la OTAN “complemente” el sistema.