Otitis media, enfermedad frecuente en los niños

v3

Se denomina otitis media a la inflamación del oído medio, una cavidad ubicada detrás del tímpano que contiene los huesecillos auditivos, esenciales para la transmisión de los estímulos sonoros al cerebro.
En general, la otitis no es grave y normalmente no causa problemas de audición permanentes si se trata adecuadamente. La mayoría de las veces, la otitis media se cura en casa mediante medicación.
La causa de la otitis es la obstrucción de la trompa de Eustaquio, por un resfriado común o una alergia, lo cual facilita la acumulación de secreciones en el oído medio y su posterior infección.
Los desencadenante más frecuentes, son los resfriados o las infecciones gripales, donde la inflamación de la nariz y la garganta disminuye la ventilación del oído medio y favorece la acumulación de mucosidad dentro de ésta, aumentando el riesgo de que dicho moco se infecte y aparezca una otitis media aguda.
También se le atribuye a las bacterias Streptococcus pyogenes -es la más frecuente en adultos- y los Streptococcus pneumoniae (también llamado neumococo) y Staphylococcus aureus suelen ser las más habituales en niños de corta edad.
Otitis en los niños. La otitis media es una enfermedad muy común en los niños de seis meses a dos años de edad.
Los bebés y los niños pequeños tienen más riesgo de padecer infecciones de oído, porque aún no tienen completamente desarrollada la anatomía de los oídos y la garganta. También están expuestos a riesgos si pasan tiempo en guarderías, con otros niños.
Por lo general, se manifiesta por síntomas como dolor auditivo intenso, fiebre, dolor de cabeza, falta apetito, vómito, irritabilidad, insomnio, dificultad para escuchar o responder a los sonidos y, ocasionalmente, secreción de fluidos a través del conducto auditivo externo cuando el tímpano se perfora.
En los adultos, los síntomas incluyen dolor de oídos, problemas de audición, sensación de oído lleno o presión en el oído, fiebre, drenaje del oído, mareo y pérdida de equilibrio, y náuseas o vómitos, entre otros síntomas.
Su diagnóstico. Para determinar la enfermedad se debe asistir al especialista, quien inmediatamente examinará el interior del oído utilizando un instrumento llamado otoscopio.
Tratamiento. El tratamiento de la otitis media aguda suele llevarse a cabo mediante antibióticos (especialmente en niños menores de dos años), gotas nasales descongestivas, analgésicos y aplicación directa de calor al oído (por ejemplo, con luz roja). Estas medidas suelen disminuir los síntomas de la otitis media en pocos días.
Novedoso tratamiento. Recientemente un grupo de investigadores desarrollaron un gel mediante bioingeniería, con el cual bastaría una sola aplicación en el canal auditivo para curar esta enfermedad.
Con esta nueva gota se administra todo un ciclo completo de terapia, haciendo que el tratamiento de esta enfermedad común sea mucho más sencillo y potencialmente más seguro, según publicó el portal español ABC.es
En declaraciones a citado portal, Daniel Kohane, investigador principal del estudio y director del Laboratorio de Biomateriales del Boston Children Hospital, explicó que al administrarse en el conducto auditivo externo, el gel se endurece rápidamente y se mantiene en su lugar, dispensando los antibióticos poco a poco a través de la membrana del tímpano en el oído medio.