Otra acusación contra Bolaños

MANAGUA (AP).- El presidente Enrique Bolaños enfrenta una nueva denuncia por delitos electorales ante la Fiscalía Específica Electoral. La denuncia fue puesta por el economista liberal Leonel Teller, quien acusa a Bolaños de haber “incitado a la abstención y hacer proselitismo político”” a favor del partido Alianza por la República al cual apoya.

   Teller dijo el miércoles a la AP que el mandatario llamó durante un acto a no votar en las elecciones municipales de noviembre por los candidatos de sus opositores, el Frente Sandinista de Liberación Nacional y el Partido Liberal Constitucionalista del ex presidente Arnoldo Alemán (1997-2001).

   El acto público fue transmitido por la televisión local y en él Bolaños se defendió de e las acusaciones que le hace la Contraloría General de la República de no informar sobre 7 millones de dólares que supuestamente utilizó durante su campaña electoral de 2001.

   La CGR pidió la semana pasada a la Asamblea Nacional la destitución de Bolaños, lo cual obligó al arribo de una misión de la OEA para indagar sobre el caso.

   Bolaños acusa a sandinistas y liberales de fraguar una “patraña”” (la acusación de la Contraloría) para asestarle un golpe de Estado.

   El mandatario tiene otra denuncia por delitos electorales, por supuestamente haber utilizado durante la campaña recursos públicos, que habían sido sustraídos por Alemán, que actualmente cumple una condena de 20 años de prisión por fraude al Estado.

OEA EXPRESA APOYO

La Organización de Estados Americanos (OEA) expresó ayer respaldo a la democracia de Nicaragua y confianza en que el parlamento actuará con apego al derecho y “sin arbitrariedad”, respecto al pedido de destitución del presidente Enrique Bolaños acusado por la Contraloría General de delitos electorales.

   “No hemos apoyado a nadie; el único apoyo que podemos dar es a la democracia y al derecho”, dijo en rueda de prensa al finalizar una visita al país el presidente del Consejo Permanente de la OEA, el ex mandatario panameño Arístides Royo.

   Royo, al frente de una delegación de la OEA, dejó Nicaragua tras una maratónica consulta durante dos días con distintos sectores políticos, para informarse si en los señalamientos de la Contraloría (colegiada) contra Bolaños hay motivaciones políticas que puedan violentar la institucionalidad del país.