Otra vez la Policía

Otra vez la Policía

Claudio Acosta

Nuevamente vuelve a ponerse de manifiesto, de manera dolorosa, el pobre entrenamiento de sus miembros, la facilidad conque recurren a la violencia excesiva y desproporcionada contra indefensos ciudadanos que no representan ningún peligro.


Pero la arquitecta Leslie Rosado ya está innecesaria pero definitivamente muerta, y aunque sirva de desahogo arremeter contra la Policía de muy poco sirve, como lo evidencia el hecho de que estas tragedias siguen repitiéndose a pesar de la conmoción que provocan en la sociedad.

Tampoco tiene mucho sentido, aunque en las presentes circunstancias, como en ocasiones anteriores, resulta inevitable, volver a preguntarse en qué está la llevada y traída reforma policial; ni recordar su urgencia, porque lo es desde hace muchísimo tiempo.


Lo mas terrible de todo es que nadie, incluidos el Director de la Policía y el Presidente de la República, está en capacidad de garantizar que eso no va a seguir sucediendo, que no volverá a pasar, simple y sencillamente porque eso está fuera de su control.

Edward Ramon Sánchez González


Y eso no parece que vaya a cambiar en lo inmediato, ni siquiera en el mediano plazo, y no porque no haya voluntad de acabar con esa situación, que ciertamente la hay, sino por la tenaz resistencia que oponen estructuras enquistadas en las entrañas de la Policía que no están dispuestas a ceder un poder que ha enriquecido a muchos, muchos oficiales.

Tal vez la multitudinaria comisión que estudia la reforma policial tiene una visión más optimista del problema y su posible solución, pero los ciudadanos que cada día nos exponemos a ser las próximas víctimas de quienes deberían protegernos, porque para eso les pagamos, no tenemos muchas razones para serlo.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas