Otra vuelta de tuerca

Con los decretos 208-16 y 210-16, mediante los cuales se dispuso una pensión a mas de 6,500 servidores públicos del área asistencial y administrativa del Servicio Nacional de Salud, el gobierno da otra vuelta de tuerca a la estrategia de divide y vencerás con la que pretende doblegar a los gremios  que capitanea al Colegio Médico Dominicano (CMD)  y su comandante Waldo Ariel Suero, mientras   los médicos y  gremios que todavía los acompañan en su lucha, que hoy iniciaron una huelga  que paralizará durante 24 horas los hospitales de las 14 provincias del Cibao, se mantienen atrincherados en la absurda intansigencia de ni siquiera querer discutir la posibilidad de extender el horario de servicios. La decisión, por supuesto, no fue inocente, pero el Gobierno tiene la coartada perfecta para justificarse: cumple con uno de los pocos acuerdos a los que han llegado sus negociadores  durante el interrumpido diálogo con los gremios del sector salud, como lo es garantizar pensiones y jubilaciones dignas para sus trabajadores. ¿Qué gremio del sector, por mas belicoso que sea, se atreverá a criticar o rechazar una reivindicación por la que vienen luchando  desde hace décadas? El Ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, a quien el presidente del CMD señala como  el titiritero que dirige  tras bambalinas las hilos de las negociaciones, fue el responsable de ponerle el suspiro al bizcocho. “Estamos agradecidos del sacrificado y valioso aporte de todos los años de servicio que el personal de la salud ha brindado al país. Por eso opino que garantizarles un retiro estable y digno es de pura justicia”. Pero no aplaudan todavía a los estrategas el Gobierno que las cosas no son tan simples como las  ven desde el Palacio Nacional, donde parecen haber incurrido en el simplismo de creer que podrá  mejorarse  la calidad de la atención que se ofrece a la población  que acude a los hospitales  públicos sin el concurso de los médicos.