Otto Reich cita la RD con gobierno izquierdista

http://hoy.com.do/image/article/51/460x390/0/7A087E5B-CF9C-4192-94EB-D97559E8B7A1.jpeg

De los servicios de Hoy
MIAMI.—
Estados Unidos deberá desarticular el eje compuesto por Cuba y Venezuela porque amenaza la estabilidad continental en momentos en que en Latinoamérica surgen gobiernos izquierdistas como el de República Dominicana, dijo ayer Otto Reich, ex secretario de Estado Adjunto para Latinoamérica.

“La combinación del malévolo genio de (presidente cubano Fidel) Castro, con su experiencia en batallas políticas y su desesperación económica; más el chorro ilimitado de dinero que posee (el presidente venezolano Hugo) Chávez y su inmensa imprudencia, amenazan la estabilidad y la seguridad de la región”, aseveró Reich según la agencia de prensa española EFE.

“Derrotar a este eje es una tarea urgente”, añadió en una conferencia de prensa en el marco de la quinta reunión de la Fundación Atlas, una organización conservadora que favorece el libre comercio, a la que asistieron unos 300 representantes de 30 países, refiere el cable de EFE.

Reich, estadounidense de origen cubano, afirmó que “ahora es el momento para solucionar los problemas que surgen en nuestro vecindario, donde Chávez ha subyugado la soberanía venezolana a Cuba y han sido elegidos una serie de gobiernos izquierdistas”, refiriéndose a Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y República Dominicana.

Sin embargo, el político, quien fue embajador de Estados Unidos en Venezuela, dijo que “no se puede poner a todos los izquierdistas en un mismo cesto” e insistió en que el principal problema de Estados Unidos son los gobiernos de La Habana y Caracas, ya que “el resto de los gobiernos izquierdistas no representan ningún problema o uno menor”.

“Una cosa es la izquierda democrática, como la del presidente Ricardo Lagos en Chile y la de (Luiz Inacio) Lula (da Silva en Brasil), que no son un peligro para la democracia, y otra cosa son las izquierdas violentas de Chávez y Castro”, añadió.

Para Reich, Estados unidos debe iniciar una ofensiva en todos los frentes, comenzando por el diplomático, para detener la influencia “del eje Cuba-Venezuela”, que, entre otros países, tiene como blancos inmediatos a Nicaragua y Bolivia.

El ex funcionario descartó una solución militar, al decir que esa posibilidad es “un último recurso”.

Agregó que además, esto se trata “precisamente de lo que buscan estos tiranos en su locura, para continuar manipulando la opinión pública de sus países con la ‘amenaza del imperialismo’ o para abandonar el escenario de manera heroica”.

Reich dijo que Estados Unidos debe profundizar en América Latina los valores de libertad y democracia que propugna y aclarar a sus aliados que la legitimidad de un presidente no es avalada solamente “por una elección democrática, sino que también por su comportamiento democrático”.

“Actualmente no basta ser un presidente democráticamente elegido, como lo ha sido Chávez, sino que debe comportarse como tal y no atentar contra las instituciones democráticas o la separación de poderes, como éste lo ha hecho durante el ejercicio de su cargo”, indicó.

De la misma manera, Reich criticó a organizaciones regionales como la OEA, que “han tenido escaso éxito en la vigilancia de la democracia” y auguró que el próximo secretario general tendrá una gran tarea por delante para hacer respetar la Carta Democrática continental.

Sin embargo, fue optimista con respecto al futuro de la OEA porque consideró excelentes a los dos candidatos actuales a la jefatura del organismo.

“El ministro chileno (del Interior) José Miguel Insulza y el canciller mexicano Luis Ernesto Derbez tienen reconocidas capacidades para dirigir la organización”, aseguró Reich.

“Sus excelencias fueron las que provocaron el empate en la pasada elección, no ninguna manipulación política. Estados Unidos no tendría problemas en trabajar con cualquiera de los dos”, agregó.

El próximo lunes, los 34 países de la OEA elegirán a su próximo secretario general, después de que en la votación del 10 de abril hubiera cinco empates entre Derbez e Insulza.