Oye multitud
¿A quién pertenece la ciudad de Jerusalén?

http://hoy.com.do/image/article/107/460x390/0/682CC369-CE3C-4B5D-846C-2F12425BB849.jpeg

POR CLAUDIA HERNÁNDEZ DE ALBA
Según Norbert Lieth : Al ver que los árabes no lograron evitar que un puñado de colonos judíos fundaran un estado, cuando sus ataques planificados desde una posición militar muy superior, culminaron con la liberación de Jerusalén a favor de los judíos, nos damos cuenta que todo eso solamente puede provenir del actuar de Dios en la historia.

Dietrich Bonhoeffer en su tiempo dijo con respecto al Reich nacional-socialista: “Quien no clama a favor de los judíos, tampoco puede alabar a Dios”, y “Nuestra conciencia debe ser gobernada por uno solo, por Jesucristo”.

La primera vez que se alude a Jerusalén es después de una cansadora batalla que Abraham llevara a cabo contra Quedorlaomer, un rey del oriente y sus aliados, porque ellos tenían cautivo a Lot (el hijo del hermano de Abraham) (Génesis 14:12).

En este lugar, Abraham por primera vez es llamado “el hebreo” (v13). Abraham salió a enfrentar a estos enemigos con solamente 318 hombres, los venció, liberó a Lot y se volvió a llevar todo lo que ellos habían robado (v.14-16).

Precisamente después de esta guerra fue a su encuentro Melquisedec, el 2Rey de Salem.” Leemos acerca de esto: “Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, saco pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abraham del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; y bendito sea el el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abraham los diezmos de todo”(v18-20). De este “Salem” deriva la palabra “Jerusalén”, es decir “Jerushalaim”, que significa algo así como (Fundación de la paz).

Algunos interpretes de la Biblia opinan que Melquisedec fue al encuentro de Abraham en el Valle de Save que también el denominado “Valle del Rey”, lo fortaleció con pan y vino, lo bendijo y le proporciono la paz. El Valle de Save también fue la vía crucis del Señor Jesús, al cual tuvo que atravesar para poder proporcionarnos la paz por medio de la cruz.

El nombre “Fundación de la Paz” es una maravillosa indicación profética hacia el futuro de Jerusalén, cuando este bajo el dominio del Rey de reyes, ya que desde esta ciudad, un día, a pesar de todas las guerras, disputas y disturbios, será fundada la paz tanto para los hebreos como para el mundo entero.

Melquisedec mismo es una alusión al gran Príncipe de Paz, Jesucristo. El pan y el vino son una imagen de Su cuerpo y de Su sangre, lo cual el sacrifico para la paz y además es el único lugar en el cual existen justicia y paz. Su obrar y actuar están íntimamente ligados con Jerusalén.

Rudolf  Pfisterer escribe: “! Jesús, un judío-una piedra de tropiezo! Pero el hecho es quien murió en la cruz no fue un griego o un romano con citas de Platón o Sócrates en los labios… ¿Acaso no estamos de acuerdo en que Dios vino hacia nosotros en la forma de un miembro del pueblo judío?” Este hecho siempre le ha costado al mundo. Pero es una verdad irrevocable: Jesús nació como judío, vivió totalmente como como judío, en los mandamientos, fiestas, costumbres y hábitos judíos. Como judío sufrió, y como judío falleció. Con sangre judía El reconcilio al mundo con Dios y lo salvo: El verdadero sumo sacerdote de Salem vino a nuestro encuentro con Su cuerpo y Sangre.

Melquisedec era rey y sacerdote al mismo tiempo, y eso nos es una alusión profética al cargo de sumo sacerdote de Jesucristo, a la autoridad real y a la duración infinita de Su reinado en y a través de Jerusalén sobre el mundo entero. Su obra del pasado y del futuro es y sigue estando íntimamente ligada con Jerusalén.

Del Señor Jesús se dice como testimonio: “Tu eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec” (Hebreo7:17). Como Jesús es sacerdote según el orden de Melquisedec y no según el orden de Aarón, El puede ser sacerdote a pesar de no provenir de la tribu de Levi, sino de la tribu de Juda. Leemos en el Salmo mesiánico de David acerca de Melquisedec/Jesús: “Jehová dijo a mi señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies” (Salmo 110:1). Cuando el Señor Jesús estuvo en esta tierra se le cuestionaba su autoridad divina, o sea su condición de Hijo, el cito este versículo “El les dijo:¿Pues como David en el espíritu le llama Señor (Salmo 110:1) Pues si David le llama Señor, ¿Cómo es su hijo?” (Mt. 22:43-45).En el Salmo 110:2 leemos: “Jehová enviara desde Sion la vara de tu poder; domina en medio de tus enemigos”. De modo que aun necesitamos llegar a la autoridad ilimitada de Jesús sobre este mundo, ya que no la asumió durante su primera venida. El es quien, según Apocalipsis 12:5, gobernara todas las naciones con vara o cetro de hierro, aunque también en justicia y paz. Pero también se cumplirá otra cosa mas que se encuentra el el Salmo 110:3: “Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder, en la hermosura de la santidad. Desde el seno de la aurora tienes tu el roció de tu juventud.” Cuando el Señor Jesús regrese con poder y gloria, Su pueblo lo reconocerá, se arrepentirá y lo aceptara como rey. Entonces le servirán con toda su voluntad.

Jesús ha dicho acerca de la capital de Israel: “!Jerusalén…la ciudad del gran Rey”(Mateo5:35. ¡Jerusalén  es la ciudad del Rey de reyes, del Mesías de Israel, Jesucristo! Por eso es que el diablo como “dios de este mundo” ha enceguecido los sentidos de los pueblos para poder usarlos y arrebatar así a Jerusalén de los judíos (Efesios 2:2, 2CO. 4:4)Es su batalla contra el Ungido de Dios, como lo dice el Salmo 2. Porque después de todo, el Señor Jesús regresara sobre el Monte de los Olivos, frente a Jerusalén (Zac.14:4), para gobernar el mundo entero desde Jerusalén. Satanás fue vencido allí en la cruz, y allí fue sellado su destino futuro.

Claudiahdez_07 hotmail.com