OYE MULTITUD
Las radiodifusoras cristianas

http://hoy.com.do/image/article/136/460x390/0/D45D1BE7-E4C9-415B-8D34-7FA68F2E5EC5.jpeg

CLAUDIA HERNÁNDEZ DE ALBA
Claudiahdez_07@hotmail.com 
El origen y la titularidad de las emisoras cristianas, principalmente en República Dominicana marcan su identidad y propósito. El surgimiento de estas emisoras salidas de la iglesia de diferentes denominaciones eclesiásticas son un órgano de información y opinión con su propia naturaleza, un ideario inspirado, con su normativa cristiana.

Con su presencia misionera, éstas tienen como objetivos principales difundir la doctrina y  actividades de la iglesia, orientar a la opinión pública con criterio cristiano, colaborar en la promoción humana, social, y cultural de la sociedad en general y ofrecer programas informativos que puedan enmarcarse dentro de esta temática.

Con un compromiso cristiano, profesional y ético, la identidad cristiana y eclesial de las emisoras y sus fidelidades esenciales están llamadas a concretarse en unos rasgos definitorios de los mismos, en unos compromisos morales que configuren con su fisonomía, hacia adentro y hacia fuera.

Y es de mucha valía saber que líderes cristianos, conjuntamente con sus familias y el buen testimonio, están dirigiendo hoy en día emisoras como Radio Ven (Voz Evangélica Nacional) y el ministro Ezequiel Molina Rosario en 1200 AM (por 40 años) y Julio Soto Medina, Radio Revelación en América, en los 1600 AM, transmitiendo día a día el fundamento espiritual, moral y ético de la palabra  de Dios.

En ellas laboran locutores que van captando y aprendiendo de estos grandes líderes cristianos que llevan una vida de años en el servicio de la predicación  a miles de la palabra de Dios a través de las radiodifusoras que presiden.

Ellos cuidan  esmeradamente la formación inicial y permanente de sus responsabilidades en todas las ramas y niveles y con especial énfasis la de la información, opinión y programación musical. Este cuidado ha de cubrir los aspectos técnicos, culturales y humanistas que definen las emisoras, sirviendo a la verdad, con espíritu de convivencia.

Tanto en sus servicios informáticos como en programas de opinión, se ocupan de comprobar  con rigor la verdad de los hechos y la fiabilidad de sus fuentes noticiosas aun dentro del apresuramiento que impone la celeridad de la radio.

Las emisoras cristianas entienden que su presencia en la vida de la Iglesia y  en la sociedad humana, dentro y fuera de nuestras fronteras, constituye un sector importante de la actualidad como tal, ocupando su puesto con programas explícitamente cristianos que reflejan e interpretan la actualidad de la iglesia y difunden abiertamente su mensaje evangelizador. El acento cristiano y religioso no debe abrumar, ni atosigar, pero sí impregnar con delicadeza, autoridad y acierto.

Es de suma importancia que la programación cristiana vaya en sintonía con los proyectos pastorales de la iglesia, que registre fielmente la vida eclesiástica y abran sus micrófonos a voces diferentes, pero sin ser tribuna de división,  manteniendo un espíritu de colaboración.