Pablo Milanés lleva nostalgia a su público
de Santiago

POR YULY ARROYO
La lluvia casi impide que el público de Santiago de los Caballeros se reencontrara el pasado viernes con uno de sus artistas más querido: Pablo Milanés, quien presentó un concierto con sus nuevas composiciones y algunos de sus legendarios éxitos, ante una gran cantidad de personas, la mayoría jóvenes.

El parqueo del Centro León fue el punto de encuentro, en el marco de la celebración de XII Festival Arte Vivo.

Seguidores fieles del cantautor cubano no se dejaron amilanar por la lluvia y se aglomeraron al frente de una gigantesca tarima para disfrutar de su presencia y esa tranquilidad que refleja su personalidad.

Vestido de negro, con una tímida sonrisa y una mirada al horizonte y a todo su entorno, fue lo primero que hizo Pablo antes de sentarse en una banqueta y darnos todo un derroche de composiciones, la mayoría nuevas y que están incluidas en su próximo disco. También interpretó varios temas de su producción “Días de gloria”.

Aquella noche entre amigos, como lo dijo el propio cantante, inició con una canción nueva alusiva al amor y al espacio divino que lleva cada ser humano dentro. A la misma le precedió un derroche de temas, la mayoría escritas por Milanés. Una de las más emotivas fue “Hechos”, dedicada a sus amigos cubanos que por una u otra razón ya no viven en su tierra. “Esta canción pretende ser un puente, entre nosotros y ellos”, dijo muy nostálgico.

“Dónde andarás”, “Si ella me faltara”, “Mi esperanza”, “Yo no sé”, “Como un campo de maíz”, “El tiempo pasa”, “Días de gloria”, “En saco roto”, “Nostalgia”, “Hechos” “De que callada manera”, “Para vivir”, fueron de los temas que interpretó, ante un público en su mayoría joven, lo que hace ver que no todos los artistas quedan en el pasado. Pocos, como Pablo Milanés, se convierten en artistas de siempre y llegan a varias generaciones más allá de su época cumbre.

Otro momento emotivo del concierto fue cuando el cantautor anunció la presencia del cantante puertorriqueño Andy Montañés, quien subió a tarima a saludarlo. “Yo vine a ser parte del público y a aplaudir a este amigo. Le doy las gracias por querer a Pablo”, expresó Andy y agregó que ambos estarán juntos en un disco que prepara el intérprete de “El eco del tambor”.

Aunque no estaba en agenda, Andy interpretó un tema que compuso a su amigo cubano que según dice lo describe tal y como es. Al final de este breve momento, Montañés pidió una bandera que vio ondear entre el público y la regaló a Pablo, quien la besó y agradeció de su amigo el noble gesto.

Las canciones que han recorrido el mundo como “Yolanda”, “El tiempo pasa”, “El breve espacio” y “Para vivir” fueron las más ovacionadas. El significado de sus letras revivieron momentos maravillosos que hicieron que el público, una tras otra, la interpretara junto con el gran Pablo.

Miguel Núñez, Dagoberto, Luis y Osmari Sanchez, Eugenio y Germán Velazco acompañaron musicalmente al compositor cubano con el piano, violín, bajo, batería, percusión y guitarra, respectivamente.

Tras anunciar su despedida, el público quería escuchar otros éxitos. Dijo adiós con besos y reverencia al borde de la tarima y se marchó, pero a petición, volvió a subir y se despidió con las gloriosas letras de “Para vivir”.

IMPONENTE PATRICIA

Patricia Pereyra no tiene que dar largos conciertos para inyectar al público su energía y magnetismo que siempre le acompañan. En sólo cinco canciones mostró como siempre, su calidad interpretativa y escénica.

Ella vive las letras de cada canción. Su potente voz inundó cada rincón de todo el entorno del Centro León al cantar “Déjame entrar”, “Tú mi único amor”, “Mucho más”, entre otras.

La música que se escucha cada vez que aparece Patricia, nos ofrece selectos temas de blues, jazz y fuertes fusiones de ritmos afrocaribeños que salen de los instrumentos musicales de Federico, Rocky, Rafael Peter y Gay Frómeta. El público disfrutó al máximo la presentación de esta gran artista dominicana.

COSITAS Y COSOTAS

– En un momento del concierto Pablo notó demasiado movimiento en el área de prensa y esto le molestó: “Con permiso de los organizadores, pero el público que está detrás de la verja pone más atención que el que está aquí cerca. Bien parece un acto de sociedad y esto me distrae mucho, expresó un poco serio.

– Eso fue motivado por el “pasilleo” de muchos colegas y el flash de las cámaras, que a pesar de haber transcurrido tres canciones, los amigos fotógrafos querían más imágenes del artista.

– Una fuerte lluvia amenazó con suspender el concierto. Los organizadores tuvieron que remontar tarimas, pantallas, sonido y todo el engranaje, a consecuencia del viento y el agua, pero los técnicos reinstalaron todo en un tiempo récord.

– Los seguidores de Pablo y Patricia tuvieron que esperar más de dos horas por sus artistas, debido a los inconvenientes antes mencionados. El presentador del concierto fue Frank Rodríguez.

– Los colegas cronistas de arte de Santiago son personas súper agradables y muy amigables, sobre todo Susana Veras y Grisbel Medina, ¡qué buenas compañeras son!