Pacientes reciben  hígado y córneas

Por ALTAGRACIA ORTIZ GOMEZ
Una mujer pudo salvar su vida y otras dos personas recuperar la visión gracias a que la familia de un hombre de 33 años de edad, que falleció recientemente, donara su hígado y sus córneas.

Las córneas y el hígado del hombre sirvieron para salvar a una mujer de 37 años de edad a la que se le realizó un trasplante.

Tenía sus días de vida contados a causa de una enfermedad hepática, mientras que otras dos personas, un hombre y una mujer pudieron recuperar su visión gracias al trasplante de córneas.

El hecho marca un hito en la historia de la medicina y del trasplante. Este hecho constituye el primer trasplante cadavérico que se realiza en el país, señaló el doctor Julio Amado Castaño Guzmán, presidente del Patronato del Hospital General de la Plaza de la Salud, quien en forma evidentemente emotiva habló del hecho de suma importancia para la medicina. De esa forma, el centro dio inicio a su unidad de trasplantes, la cual fue instalada a un costo superior a los cinco millones de pesos.

El trasplante más delicado fue el que se realizó a la mujer que padecía de colangitis esclerosante, una enfermedad hepática terminal. Su única esperanza de vida era una donación y el trasplante, el cual fue realizado el 23 de marzo pasado. La mujer duró 15 días en el Hospital General de la Plaza de la Salud y el procedimiento fue realizado por el doctor Dagoberto Almánzar. El costo del triple trasplante de córnea y de hígado sobrepasa el millón de pesos.

Con frecuencia dominicanos que tienen enfermedades terminales del hígado y que necesitan trasplante van a Colombia, donde tienen que buscar más de US$50,000 para realizar el trasplante.

La paciente que recibió el trasplante de hígado es Iris Corsino, mientras el de córnea benefició a Gerardo Pérez y Teodora Buré. Pérez es desempleado, mientras Buré se desempeña como conserje en el hospital Francisco Moscoso Puello.

En la actividad en la que se hizo el anuncio estuvieron presentes el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, Julio Amado Castaños Guzmán, Bienvenido Delgado Billini, Carlos Peña, Greysi Concepción, directivos y parte del equipo médico que participó en el procedimiento.

El equipo de médicos completo que participó de los trasplantes fueron el doctor Jiomar Figueroa, Próspero Rodríguez Pumarol, Luis Manuel Pérez, Yannis Marte, Víctor Díaz y José Caraballo.

Participaron las enfermeras Luz Caridad Pantaleón y Sixta Corporán. El equipo estuvo asesorado por el maestro Juan Carlos García Valdecasas.

Previo a que iniciara el programa de trasplante de órganos incluyendo la cadavérica, el hospital envió un equipo de médicos a prepararse a hospitales españoles y colombianos.

En el país existe una ley que norma el trasplante en todas sus dimensiones, pero hasta ahora la mayoría de los procedimientos son de donantes vivos y de familiares cercanos.

Se hacen trasplantes de donantes en hospitales como el Luis Eduardo Aybar, Robert Reid Cabral y Padre Billini.

HABLA EL CARDENAL

De su lado, el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez valoró la generosidad de la familia que hizo la donación del cadáver, pero precisó que el trasplante tiene como misión salvar vidas, sin que medie el comercio.

Indicó que se trata de un acto de amor, moralmente admisible, pues a su juicio, no todo lo que está bien técnicamente se corresponde con la ética. El trasplante es bien visto por la iglesia, dijo, tras leer lo que escribió el fenecido papa Juan Pablo II con relación a la donación de órganos.