Pacientes sospechosos de cólera continúan llegando a hospital

TAMBORIL. El director del departamento de Epidemiología del hospital Ico Martínez, dijo ayer que desde la tarde del domingo 36 personas han sido atendidas, afectadas con síntomas  parecidos al  cólera.

El epidemiólogo Félix Ramón Martínez indicó que de los 36 casos sospechosos, siete necesitaron  internamiento, y que ayer solo cuatro seguían en el centro.

“El Ministerio de Salud Pública  previene, y sobre todo, desarrolla una jornada casa por casa con un personal capacitado para orientar a la población sobre el manejo y uso de agua de consumo humano”, explicó  Ramón Martínez.

Dijo que se  entrega cloro y sueros de rehidratación. Desde el  viernes, más de 300 casos sospechosos de cólera han sido reportados en los  barrios Domingo Alegre, Los Polanco, Bombo Sucio, Villa Progreso, Los Cacaos, parte arriba de Canca.

El director del hospital, Eduardo Cordero, dijo que el brote diarreico ha sido enfrentado con dignidad y que  la mayoría de los casos son despachados a sus casas, con un tratamiento que en un 97% es  efectivo.

 Las autoridades no han podido determinar con certeza el origen del brote de cólera, empero, algunos análisis muestran contaminación en el agua.

¿Problemas de agua?  La Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (Coraasan) informó el domingo que a las comunidades Los Polanco y El Teleférico del municipio de Tamboril, no se les ha suspendido el suministro de agua potable, sin embargo, la mayoría del liquido es suministrado en camiones cisternas.

 Moradores de los barrios afectados dijeron sentirse preocupados por la gran cantidad de casos de cólera que han resurgido en esa localidad, debido a que decenas de persones han sido recluidas en el hospital Ico Martínez presentando síntomas de la enfermedad.

Llamaron  al Ministerio de Salud Pública para que de soluciones a esta problemática que desde hace tiempo sacude  a ese municipio y manifiestan que la enfermedad se debe a la poca calidad en el agua potable de allí.

En abril murieron en este municipio seis personas afectadas de cólera, debido a  inundaciones que contaminaron el agua potable.