Pacto maestro de Leonel

El pacto firmado por el presidente Leonel Fernández con el que luce el candidato con mejores posibilidades del PRD para las elecciones de 2012, Miguel Vargas, contiene los ingredientes de perfecto, redituable para Leonel, que pone la pelota en la cancha de Miguel y preserva para sí el 2016.

Se extiende por sobre los seis puntos acordados y publicados, inclusive sobre el goloso postre del cinco que extiende hasta 2016 la seguridad de los legisladores en sus poltronas, clave y anzuelo para rubricar el acuerdo.

Leonel sigue esparciendo cátedras de política sabihonda porque, ducho en reflexionar, comprendió a tiempo que el 2012 no reserva grandes augurios para su proyecto político, porque simplemente la crisis planetaria le vedaría pulsear con las coyunturas económicas de entonces.

Tanto así, que el pacto histórico, no histérico, se concertó el 14 de mayo, y seis días después, los periódicos categorizaban que las recaudaciones del gobierno descendieron en el primer cuatrimestre de 2009 en la bicoca de RD$14,790 mm, una suma que el presidente Joaquín Balaguer no manejó en 22 años.

Al siguiente día de firmar el pacto, también los periódicos informaban que, conforme al Centro de Exportación e Inversión, las exportaciones han sufrido un descenso de un 23.14% en el primer trimestre 2009.

Las repercusiones del crak financiero originado en Estados Unidos como consecuencia de las burbujas de los créditos sub-prime basura del sector inmobiliario que desataron la peor tragedia económica norteamericana, superior al crak de 1929, con su negativa onda expansiva, no será superada conforme a los cuentistas de la economía norteamericana sino hasta 36 meses, pero Leonel pronostica en 24 meses más.

Con la extinción del PRSC, cuyas mejores porciones las detenta Leonel, y manejando crisis económica, pero también un presupuesto por sobre los RD$300 mil mm, Leonel sigue siendo el árbitro dentro y fuera del PLD. ¿Se entiende, Danilo?