Pagando errores de los poderosos

http://hoy.com.do/image/article/475/460x390/0/A5F75A27-6962-4DA1-85DF-ACE4C6440628.jpeg

La recesión dominicana poco tiene que ver con  los acontecimientos internacionales, es el resultado de desequilibrios macro-económicos acumulados desde hace cinco años. Las enormes importaciones (US$52 mil millones) comparadas con las exportaciones totales (US$33 mil millones) de los últimos cinco años, arrojan un déficit comercial (US$19 mil millones) acumulado que refleja un exceso de inversión pública y privada sobre el ahorro doméstico, brecha que se financió con inversiones extranjeras (directa y de cartera) y con préstamos tomados por el gobierno y el sector privado.

El exceso de inversiones sobrevaluó el peso, facilitó la enorme expansión de las importaciones, principalmente de bienes de consumo (el 64% del total), contribuyó con el estancamiento de las exportaciones, quebrando empresas de zonas francas y desequilibrando operaciones de hoteles y negocios turísticos. La crisis financiera internacional y la recesión mundial, puso en evidencia la insostenibilidad del modelo de crecimiento dominicano; no se puede continuar aumentando el consumo público y privado con endeudamientos externos e internos, con ahorros externos, las finanzas públicas y las privadas no lo soportan.

No es una gestión responsable continuar con la exagerada política de endeudamientos, para solo decir que crecimos porque lo hizo el consumo total, tampoco es responsable llevarnos del FMI que ahora cambia su estrategia y que en lo inmediato no le importa los déficits, tampoco saber quién internamente pagara los costos de los enormes endeudamientos, porque su único interés es que el país pague parte del costo del enorme daño causado a la economía mundial por los ricos de Wall Street. La crisis mundial provocada por bancos y financistas, también es la crisis del modelo neoliberal, de la economía de mercado, del afán de lucro que apoyo Adam Smith, el padre de la economía moderna, los economistas mayores lo saben, la teoría económica está en crisis, carecen de respuestas a lo que sucede, están desorientados, pero también el FMI que da palos a la ciega.

La política de expandir el consumo y la inversión pública, con endeudamientos, para aumentar el crecimiento, podría ser sostenible para los Estados Unidos y los países desarrollados, son los responsables de la crisis mundial conjuntamente con los Organismos Internacionales, deben pagar el costo de reponer el crecimiento mundial; pero la política es totalmente insostenible para República Dominicana, que carece de proyectos específicos donde los capitales (privados y públicos) puedan invertirse con rendimientos. Como carecemos de la estructura productiva requerida para enfrentar aumentos de tasa de interés, anunciados para el próximo año, tenemos que prepararnos para ver a un gobierno sin recursos para pagar el servicio de la deuda y compelido, siempre con el apoyo del FMI, a aumentar impuestos, porque el Organismo Internacional ya lo advirtió, la política de tolerancia fiscal y de déficit deberá cambiar después de mayo venidero. Es decir, el gobierno, sin consultar a nadie, aceptó que los dominicanos de todas las clases paguen parte del costo del ajuste internacional; eso no es justo.