Página de Bloomberg. Presidente Ecuador regresará a mercados de bonos en el exterior

Rafael Correa contará con el tipo de demanda de activos de mayor rendimiento que ha impulsado los bonos del país desde que empezaron a negociarse el 20 de junio

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, se dispone hacer del regreso al mercado internacional de bonos una suerte de peregrinaje anual.

Luego de vender US$2,000 millones de deuda a 10 años la semana pasada en la primera venta del país en el exterior desde su impago de 2008, es probable que Ecuador tome más crédito de inversores el año próximo conforme trata de cubrir el déficit presupuestario estimado para el resto de la gestión de Correa, dijeron AllianceBernstein LP y Standard Poor’s.

A pesar de haber recurrido a los mercados de crédito y usado la mitad de sus reservas de oro este año a los efectos de recaudar fondos, el país andino aún requiere alrededor de US$3.400 millones para cubrir las necesidades de financiamiento de este año. Correa, que calificó a los acreedores de “verdaderos monstruos” cuando repudió la mayor parte de la deuda de Ecuador en 2008, contará con el tipo de demanda de activos de mayor rendimiento que ha impulsado los bonos del país desde que empezaron a negociarse el 20 de junio. Los títulos han retornado 2,5 por ciento, más de tres veces el promedio de los mercados emergentes, indican datos compilados por Bloomberg.

“Sin duda volverán al mercado con más bonos”, dijo por teléfono desde Nueva York Marco Santamaría, un administrador de dinero de AllianceBernstein, que gestiona US$25,000 millones de deuda de mercados emergentes. “El déficit que observamos este año es algo que probablemente seguiremos viendo el año próximo y seguramente el siguiente”.

A la pregunta de si Ecuador venderá bonos el año que viene, el Ministerio de Hacienda dijo que el país “seguirá en el mercado”, si bien no proporcionó más detalles.

‘Buenas’ condiciones. La venta de bonos de Ecuador del 17 de junio marca una nueva estrategia de participación activa en los mercados de deuda globales, y el gobierno planea vender más deuda cuando logre una buena negociación, dijo a la prensa en Quito el ministro de Hacienda, Fausto Herrera, el 24 de junio.

“No queremos emitir cada 10 años, como hacía Ecuador antes”, dijo. “Cada vez que veamos que las condiciones financieras del mercado son buenas para la República de Ecuador, podríamos emitir”.

Ecuador vendió los bonos con un rendimiento de 7,95 por ciento luego de recibir una demanda de US$5,000 millones. Si bien los rendimientos de los títulos han declinado a 7,61 por ciento, siguen siendo 4,8 puntos porcentuales más altos que el promedio de los países en vías de desarrollo.

Correa, que ha incrementado el gasto público a más del triple desde que asumió en 2007, busca fuentes de financiamiento adicionales tras tomar crédito por más de US$11,000 millones de China luego de su impago. El exprofesor de economía de 51 años suspendió los pagos de US$3,200 millones de deuda que consideraba “ilegítima” luego de que una comisión que creó dijera que los bonos mostraban “fuertes indicios de ilegalidad”.

Goldman Sachs. Ecuador, uno de los únicos ocho países que adoptaron el dólar estadounidense como moneda oficial, obtuvo un préstamo de US$400 millones de Goldman Sachs Group Inc. en mayo para lo que ofreció parte de sus reservas de oro como garantía.

“Claramente había algunos problemas de liquidez”, dijo el analista de S&P Richard Francis desde Nueva York. “Los US$2,000 millones ayudan mucho, y el financiamiento que obtuvieron de Goldman Sachs con las reservas de oro también ayudará. Diría que una vez que hayan salido a los mercados van a querer seguir utilizando ese medio de financiamiento”.

Los precios del petróleo más elevados de lo previsto ayudarán a reducir el déficit de este año, y el gobierno puede recortar el gasto en proyectos de obras públicas si no consigue más financiamiento, dijo Francis. Ecuador probablemente venda más deuda el año próximo para pagar US$650 millones de bonos con vencimiento en diciembre de 2015, dijo.

“Para pagar esos bonos, creo que intentarán regresar al mercado si las condiciones son apropiadas”, manifestó.

China estudia relajación normas sobre permisos autos Tesla

El centro de investigación estatal chino a cargo de ayudar al proyecto de política automotriz del gobierno dijo que recomendó abrir la fabricación de vehículos eléctricos a empresas distintas de los fabricantes de automóviles.

El centro de Tecnología e Investigación Automotriz de China redactó los cambios de políticas y propuso la emisión de dos o tres licencias especiales para la fabricación de vehículos eléctricos, dijo Wang Cheng, que supervisa el proyecto en el centro. Las recomendaciones se distribuirán entre los reguladores de la industria para la discusión antes de su presentación al Consejo de Estado, cuya aprobación se prevé tan pronto como este año, dijo.

Tales cambios podrían allanar el camino para empresas como Wanxiang Group Corp., el fabricante de autopartes de China dueña de Fisker Automotive, para construir coches en el país y desafiar a Tesla Motors y a BYD Co. China está promoviendo los coches eléctricos para reducir la dependencia del país de las importaciones de combustible y aliviar la contaminación del aire, aunque las ventas están rezagadas respecto de los objetivos del gobierno.

“Las licencias de producción son difíciles de conseguir cuando China está tratando de consolidar la industria”, dijo Steve Man, analista automotriz de Asia en Bloomberg Industries.

“Esta es una oportunidad para que China asuma el liderazgo mundial de vehículos eléctricos y se transforme en un líder tecnológico en una industria automotriz madura que tradicionalmente ha sido liderada por Occidente y sus vecinos del Este”, dijo.

Wang es director adjunto del Instituto de Desarrollo de la Industria Automotriz en Catarc, que fue creado por el gobierno en 1985 como organismo de investigación oficial para estudiar y formular la política de la industria automotriz. Catarc es una unidad del regulador de activos estatales del Consejo de Estado.

El cambio en la política, que eximiría a los nuevos participantes de tener que comprar un fabricante de automóviles existente, es necesario porque la ventana de oportunidad para que China aproveche el liderazgo mundial en vehículos eléctricos se está cerrando rápidamente, dijo. La propuesta consiste en la concesión de licencias para vehículos totalmente eléctricos, no híbridos, dijo.