País Bajo Tierra
Chacuey, monumento de la sinrazón

http://hoy.com.do/image/article/236/460x390/0/BFF2F157-9E72-49DD-90D3-77477A0959A5.jpeg

POR DOMINGO ABRÉU COLLADO
(1de 3)

El conjunto rupestre localizado en el río Chacuey, de la provincia Dajabón,  es conocido desde 1955 como el Monumento Megalítico de Chacuey, una calificación que objetivamente puede no ser acertada, puesto que los monumentos megalíticos, calificados como tales y originarios de Europa, se refieren a construcciones realizadas con grandes piedras.

Es decir, estructuras hechas por grupos humanos utilizando enormes bloques de piedra, regularmente sin trabajar, que eran transportados a determinados sitios, donde se colocaban unas verticalmente y otras horizontalmente, armando estructuras muy características y conceptualmente muy bellas.

Estos monumentos de piedra se clasifican en dolmen, menhir y cromlech. Dolmen es una palabra celta que quiere decir “mesa de piedra”, regularmente el dolmen era una gran piedra plana colocada horizontalmente sobre tres o más piedras verticales. El Menhir equivale a “piedra larga”, regularmente colocada sola y verticalmente. El Cromlech es el monumento de una piedra alargada sobre dos piedras colocadas verticalmente.

De los monumentos megalíticos más conocidos quizás sea el más notorio Stonehenge, en Inglaterra, localizado en Wiltshire, Gran Bretaña, a 13 kilómetros de Salisbury. Este monumento megalítico consta de cuatro círculos concéntricos formados por grandes rocas de arenisca colocadas vertical y horizontalmente, como columnas y dinteles. El círculo exterior de 30 metros de diámetro, mientras que un foso de 104 metros de diámetro rodea la construcción. Se asocia su construcción con la Edad del Bronce y del Neolítico. La estructura y el foso estaban cortados por una “avenida”, una especie de pasillo procesional de 23 metros de ancho y de aproximadamente 3 kilómetros de longitud.

Otros monumentos megalíticos (del griego mega=grande, y lithos=piedra) conocidos son los de Portugal, Cantabria y Galicia, estas dos últimas localidades en España.

Se sabe en la actualidad que los dólmenes funcionaban como tumbas entre los diferentes grupos culturales desde el neolítico (2500 años, aproximadamente) hasta el calcolítico (antes de la Edad del Bronce). Claro que estas edades se refieren a Europa, principalmente España. Porque a la llegada de Cristóbal Colón al Caribe, todavía nuestros indios estaban en el Neolítico, pues no manejaban los metales.

Muchos de los monumentos megalíticos se encontraron sepultados. Es decir, estuvieron construidos probablemente en depresiones, y luego eran cubiertos de tierra, formando grandes túmulos funerarios en los que se enterraban una o varias personas, probablemente pertenecientes a clanes o familias.

Teniendo entonces esa idea de lo que son los monumentos megalíticos no es probable que Chacuey –el conjunto petroglífico –sea considerado como tal. Pero si tomamos en cuenta que ese conjunto de cerca de 140 petroglifos formó parte de una plaza ceremonial construida sobre una planicie cercana al río, y que estaba conectada al conjunto de petroglifos por una calzada de piedras semi-enterradas, y que esa plaza estaba construida de grandes piedras movilizadas desde otro lugar hasta esa planicie para formar un rectángulo, con algunas grandes piedras alargadas colocadas en forma vertical, como menhires; y que tuvo propósitos ceremoniales entre nuestros indígenas, entonces tendríamos que colegir que sí, que hubo en ese sitio un Monumento Megalítico, pero ya no existe.

De ese Monumento Megalítico, eliminado por la construcción de una carretera, solamente queda el conjunto petroglífico, que de por sí no es un monumento megalítico, sino un monumento rupestre, uno de los más importantes de todo el Caribe.

Tenemos entonces que no solamente en Europa hubo monumentos megalíticos, sino en el Caribe, en la República Dominicana también. Ahora, ¿Cómo se transformó ese Monumento Megalítico de Chacuey en un monumento de la sinrazón? Veámoslo en el artículo que sigue.