Países más contaminantes debaten estrategias

http://hoy.com.do/image/article/137/460x390/0/EB30F9E1-AFDC-4525-96EB-255A7BBADE7D.jpeg

París.   EFE. Los principales países industrializados y emergentes emisores de carbono se reúnen a partir de mañana en París para debatir estrategias de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para combatir el cambio climático.

   El encuentro de París contará con representantes de los países del G-8, más Australia, Corea del Sur, China, India, Brasil, Sudáfrica, México e Indonesia, además de enviados de la Unión Europea (UE), la ONU y la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

   Brasil está representada por el subsecretario general político del Ministerio de Relaciones Exteriores, Everton Vieira Vargas, mientras que la delegación mexicana está encabezada por el viceministro de Relaciones Exteriores, Juan Manuel Gómez Robles.

   Los países representados en París suman el 80 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros causantes del efecto invernadero.

   Este foro paralelo a las reuniones sobre el cambio climático que alberga la ONU fue impulsado por el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en mayo de 2007, durante la cumbre del G-8 (los siete países más industrializados y Rusia) en la ciudad alemana de Heiligendamm.

   Su objetivo era que las grandes economías industrializadas y emergentes acordaran, antes de finales de 2008, una reducción de las emisiones contaminantes a largo plazo.

   Será la tercera vez en que las grandes potencias económicas y los países emergentes se encuentren en una reunión de este tipo, un foro que, inicialmente, contaba con el rechazo de Europa, receloso de que Washington quisiera puentear el proceso abierto con el protocolo de Kioto, rechazado por Bush.

   Los europeos finalmente aceptaron estas reuniones al considerar que en ellas, por ser más informales, se podía debatir de forma más libre y allanar el camino para las negociaciones en la ONU sobre el período post-Kioto, a partir de 2012.

   Muestra de este cambio de actitud europea es que Francia decidiera acoger este tercer encuentro, tras los celebrados en Washington en septiembre de 2007 y en Honolulu en enero pasado.

   En las conclusiones del primer encuentro, la presidencia estadounidense recordó el principio de las “responsabilidades comunes pero diferenciadas” de los países del norte y del sur en la lucha contra el calentamiento climático.

   En Hawai se puso sobre la mesa la idea de avanzar a partir de objetivos sectoriales, sobre todo entre las actividades económicas más contaminantes.    La reunión de París pretende abundar en esta idea y, como aperitivo de la cita, se reúnen hoy representantes de diversas industrias -entre ellas la energía, la metalurgia y la construcción- para ver cómo se avanza en la reducción de emisiones por sectores.    El Ministerio de Ecología francés avisó de que no espera grandes declaraciones.

Las claves

1.   Con esperanza 

El Ministerio de Ecología francés avisó de que no espera grandes declaraciones de la reunión de París, pero tiene la esperanza de que los delegados de los diferentes países limen asperezas con vistas a un acuerdo global en la ONU.

   2.  Clima de confianza

“En este tipo de reuniones los delegados hablan con más libertad y se puede crear un clima de confianza que permita avanzar más rápido en las negociaciones en la ONU”, aseguró el embajador francés para las negociaciones del cambio climático,  el señor Brice Lalonde.