Países más endeudados (y II)

19_01_2016 HOY_MARTES_190116_ Economía5 E

Durante los últimos 20 años, el problema del endeudamiento ha crecido a pasos agigantados en muchos países desarrollados. Hoy en día el manejo de la deuda depende de la tasa de interés prevaleciente, y cuyos niveles están muy bajos históricamente tanto en Estados Unidos como en Europa y Japón, pero se estima que tarde o temprano aumentarán.

Podemos observar que Japón pasó el umbral del 100% del Producto Interno Bruto en 1997, elevándose en el último tramo del 2015 en alrededor del 240% del PIB.

En Grecia era un 115% en 2007 y se acercó a 200% a finales del año pasado. Portugal y España duplicaron su deuda en seis años. En Italia pasó del 112% hace siete años a más del 130% en el 2015.

Un aumento de las tasas de interés puede complicar las cosas. Esto sucedió en Estados Unidos en los 80 con Ronald Reagan, porque se pagaba un 10 y 11% a diferencia de hoy que pedimos prestado a un 1 y 2%. De modo que en aquella época una buena parte del presupuesto se destinaba al pago de intereses. Es uno de los peligros de un aumento exponencial de la deuda: América Latina conoció el problema de primera mano.

Conforme con datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), en la década pérdida y al arribar a 2012, la deuda de América Latina en relación al PIB alcanzó en Brasil 68%, Venezuela 57%, Uruguay 53%, El Salvador 52.1%, en Nicaragua 52%, Argentina 44%, México 43%, Honduras 34.6%, Costa Rica 34%, Bolivia 33%, Colombia 32%, Guatemala 25%, Perú 19%, Ecuador 18%, Paraguay 11.3% y Chile 11.2%.

En los años 80 la deuda ahogó la economía regional y condujo a lo que hoy llamamos la década perdida. El precio pagado por la región fue muy alto.

La “salida” de esta crisis incluyó varias reestructuraciones de deuda, mucha ingeniería financiera (Plan Baker, Plan Brady), cesaciones de pago y heridas que no terminan de cerrarse.