Pakistán acusa OTAN matar 24 soldados; toma represalias

http://hoy.com.do/image/article/673/460x390/0/F42E684C-E3A6-4E63-8D2D-7ACB22BFDE1A.jpeg

ISLAMABAD. AP.  El gobierno paquistaní exigió ayer  a Estados Unidos que abandone una base aérea y bloqueó rutas vitales de abastecimiento para las tropas aliadas en la vecina Afganistán, después que helicópteros y cazas de la OTAN supuestamente mataron por error a 24 soldados paquistaníes en la frontera montañosa, donde se refugian milicianos.   El gobierno de Islamabad dijo que Estados Unidos debe salir en 15 días la base aérea de Shamsi, que se sospecha que la CIA utiliza para vuelos de aviones no tripulados. 

 Islamabad indicó su exigencia en un comunicado enviado a la prensa tras una reunión de emergencia del comité de Defensa, presidido por el primer ministro paquistaní, Yusuf Raza Gilani.   La base aérea de Shamsi se encuentra en la provincia suroccidental de Baluchistán. Se sospecha que Estados Unidos ha utilizado esas instalaciones para el despegue de aviones robot, tanto armados como con equipo de observación, para mantener la presión sobre los milicianos del Talibán y Al-Qaida en la región tribal de Pakistán.  

El presunto ataque de la OTAN ocurrió el viernes por la noche contra dos bases militares paquistaníes en la frontera con Afganistán.   El incidente fue un fuerte golpe para los esfuerzos estadounidenses para tratar de reconstruir una alianza golpeada con Pakistán, vital para terminar la guerra en la vecina Afganistán, iniciada hace 10 años.  

Islamabad dijo que la matanza en una de sus áreas tribales fue una “violación grave” a la soberanía del país y advirtió que podría afectar la cooperación con Washington, que la necesita para obligar a los insurgentes afganos a que acudan a la mesa de negociaciones.   Un portavoz de la OTAN dijo que probablemente las víctimas paquistaníes fueron causadas por ataques aéreos de la coalición, pero agregó que se realiza una investigación en busca de detalles.   Si se confirma que la OTAN fue la responsable, se trataría del incidente de fuego amigo más mortífero cometido contra las fuerzas paquistaníes desde que comenzó la guerra en Afganistán.