Palabras que debes utilizar para agradar a los demás

Workgroup meeting

Diversas investigaciones científicas han coincidido en señalar que bastan unos pocos segundos para hacernos una primera idea de la persona a la que acabamos de conocer. En ese sentido, indican que las cosas que dices pueden causar una impresión mayor que las cosas que haces.  Aquí hay una recopilación de palabras y expresiones que, a su juicio, debemos usar.

“Señor” y “señorita”. Aunque estas expresiones quizás nos resulten demasiado formales –más allá del ámbito militar– lo cierto es que su uso puede agradar a muchas personas.

“De nada” .Aunque la mayoría de personas están acostumbradas a dar las “gracias” hay mucha gente a la que le cuesta más responder “de nada”. Y es una expresión que tiene todo el sentido del mundo. Pronunciándola das a entender que agradeces la gratitud de la otra persona. Se completa el círculo y tu imagen sale reforzada.

“Esto es lo que está pasando”.No hace falta que utilices esa frase en concreto, pero cuando conoces por primera vez a alguien, sobre todo si es un superior, va a agradecer que le pongas al corriente de lo que está sucediendo.

Muchas veces, cuando llega alguien nuevo (ya sea a un grupo de amigos o al trabajo) está completamente perdido y la persona que se acerque a integrarle ganará puntos de inmediato. Esto no quiere decir que tengas que ir aireando rumores, pero comparte la información que no comprometa a nadie y sirva a tu interlocutor para situarse.  

“¿Cómo puedo ayudar?” Todo el mundo agradece que haya gente que le eche una mano o, al menos, ofrezca su ayuda. Si quieres caer bien, no hay nada mejor que ofrecer tus servicios a quien lo necesite.

“Voy a averiguarlo”Esto es casi mejor que ofrecer ayuda, es darla directamente. Es el opuesto a la frase “ese no es mi trabajo” que suele decir la gente que cae mal a todo el mundo. Mostrarse solícito es la mejor forma de ser valorado en un ambiente laboral.

“Creo en ti”. Una pequeña muestra de apoyo basta para que la gente esté más motivada y trabaje más. Los jefes deberían decir más a menudo frases como esta para caer simpáticos entre sus empleados.