Palabras sobre la obra de Miguel Phipps

12_10_2019 Areito 12-10-19 Areíto2

Constituye un acontecimiento capital en el proceso de producción literaria en nuestro país, la ingente y continua labor escritural de Miguel Phipps, su invariable aporte a la literatura infantil en grados virtualmente insuperables dentro de los fondos editoriales dominicanos. Bastaría presentar el conjunto de relatos, gráficas instructivas, el uso del lenguaje adecuado, la sintaxis y el apremio de la palabra como instrumento de entendimiento y comunicación, el itinerario discursivo dentro del contexto mágico de las primeras edades escolares, para percibir el aporte de autor a la literatura dominicana, sin remilgos, asumiendo en la praxis literaria del oficio, la hasta ahora insuperable producción de obras esenciales en ese plano creador de la imaginación y el vocablo oportuno y eficaz.
De Perrault como iniciación literaria de la temática y del género, a los cuentos de los hermanos Grimm en el siglo 19 y de los relatos de Andersen, de la creación de los cuentos de hadas, influenciados por la ética protestante, fluyendo en los personajes como patrones literarios de formación de conductas, dentro del ensamblaje de la fantasía, hasta en el mismo siglo 19, con la aparición de los cuentos de los ingleses, George Mac Donald, Oscar Wilde y el norteamericano Frank Baum, quienes usan la temática para erosionar el discurso dominante y evidenciar la debilidad de los patrones y costumbres de la época.
Son Mac Donald, Wilde y Baum, quienes revolucionan el cuento clásico e imaginan otros mundos y formas de vida, innovadores que hicieron de los relatos, instrumentos de modificación de conciencia. Los cuentos de hadas, el efecto liberador del pensamiento ilimitado de lo fantástico, trae como consecuencia en nuestro tiempo, la contradicción de un modelo rígido e inmutable que inserta los niños en el sistema predominante, en su tabla de valores autoritarios y verticales, y la necesidad de construcción de la nueva conciencia en un campo abierto donde la imagen y la palabra participan de nuevas formas incisivas frente la destrucción ecológica, la violencia, las injusticias sociales y los conflictos que asedian la supervivencia del planeta. Se trata de literatura infantil situada en un campo florecido de imágenes intuitivas y creadoras, que proyectan la recuperación y salvación humanas, asidas a la vida infinita y sus valores primigenios fundacionales.
La deconstrucción del texto literario tradicional implica la mayor capacidad creativa cónsona con nuestro tiempo y la evolución florida de la niñez. De eso trata Miguel Phipps en sus relatos para infantes, en sus presentaciones narrativas, donde por ejemplo, en el cuento “La araña y el mosquito sabio”, solamente el equilibro de fuerzas desiguales, la astucia de la sobrevivencia frente a los instintos básicos y primarios, forjan el respeto mutuo y la convivencia vital. Lo más importante en Phipps, es que su escritura trasciende el marco epocal, es lectura de sabiduría y hondura del alma humana en todos los ciclos existenciales, por lo tanto su labor de creación de conciencia no es lineal, no posee la pugnacidad de lo absoluto, fluye como encanto y depósito de pluralidad y ascenso espiritual.
Lo que Miguel Phipps ha convocado esta tarde es un aquelarre de todos los demonios de la creación para conjurarlos en la sistemática organización de la palabra y de la imaginación. Ningún tema le es ajeno, lo aborda con profesionalidad, con estilo limpio y urticante, navega en textos alusivos a la problemática humana, y se distribuye entre cuentos, novelas, relatos, crónicas, dejando transmigrar duendes y espantajos para que el recado esencialmente cultural del mensaje, quede y permanezca, como una lámina, como un efluvio de luz que fluye hacia el lector con sentido de duración, claridad de juicio y creación de conciencia.
Es así como en Cuentos del barrio, El encanto de Vodú “Prillé”, La pedrada, El tiguere pendejo, Alcahuete y Glosario de voces, constituyen piezas de creencias y ritos que subsisten en el alma popular, neologismos, estados de ánimo, ambiciones, confesiones, reacciones primarias, espíritus malvados y constancia hibrida de la cultura popular, nos ofrecen material de lectura de interés e importancia capital dentro de la percepción auscultada por el escriba.
Miguel Phipps ha querido emplazarnos como testigos de su tiempo que es el nuestro, a pasar revista a una continua, persistente y hasta envolvente hoja de trabajo que lo convierte en uno de los escritores dominicanos más prolíficos, más consistentes, con un legajo voluminoso que ya demanda en el recinto honorable de las ponderaciones nacionales, el reconocimiento a su obra, a los méritos ganados que lo facultan y estatuyen para permanecer como referencia obligada en la literatura dominicana.
Hoy hemos venido a recibir una entrega de sucesivas obras como los “Cuentos de Las Hogueras del Infierno”, Aojado, Brebaje, Violador de cadáveres, Del púlpito al infierno, Abejón fúnebre, Pesadilla sin fin y Engendro de la violencia. El escritor hurga en la realidad de las supersticiones y las brumas del averno, pero no para postrarse, sino para hundir el escalpelo de su crítica sobre las tinieblas de la ignorancia y la perversión.
La obra de cuentos llamado “El seno de lo prohibido” contentivo de La Virginidad sacrílega, Lágrimas de inocencia, Llaga uterina, Pacto infernal, Éxodo amoroso, Degradación, Perfil encubierto, Trauma onírico y Hormiguero. Este texto se inserta en la cotidianidad, el autor asume situaciones beligerantes, acosos y perfidias. Recomiendo no dejar de leer un cuento llamado “Hormiguero”, un retrato social de la cultura popular digno de ser llevado como estampa de una filmación campestre.
Por igual, “La Mano Sagrada”, que contiene cuentos como “La Senectud, Infanticidio, Estela de infidelidad, Adicción y el Celular del diablo. Así también Duende en la Noche, donde presenta relatos como El Sabio, El Sabio y Dios, Mujeres Pesadillas, De prostituta a reina, y otros de gran intensidad narrativa, de desenlaces y apremios existenciales y pasionales.
Su novela “El Calvario de la Traición”, es un corolario de confesiones en un viaje de sabiduría y experiencias que reafirma los valores más altos de la especie humana. Tipifica al traidor en sus múltiples expresiones humanas y morales. Reflexiones frente al mar embravecido y una colección de personajes, que les dan continuidad al proceso narrativo.
Hoy es un día importante en el calendario de Miguel Phipps. Hoy se despliegan todas las alas del pensamiento y de la creatividad cultural, alrededor de este amigo esforzado que ha cincelado con su esfuerzo, con su dedicación y con el valor inmenso de su humildad, una obra representativa de la literatura dominicana. Miguel Phipps, orgullo de Consuelo, orgullo de San Pedro de Macorís, orgullo de la Universidad Central del Este, ese faro de luz y saber que alumbra a la Patria entera, orgullo de su familia, de sus amigos que estamos aquí compartiendo su obra y su vida.
Muchas gracias

Dr. Tony Raful Tejada.
18 de junio de 20019.
San Pedro de Macorís.