Palabrería y realidad

http://hoy.com.do/image/article/488/460x390/0/8D96AE12-914C-46DC-8E62-C98C1CD3C742.jpeg

Cuatro fueron los errores, que califican como mentiras, cometidos por el Ministro de Hacienda en la rueda de prensa del pasado viernes. Primero, con palabrería quiso convencer de que no se incluyó en el presupuesto del 2010 los US$130 millones, equivalentes a RD$4,965 mil millones provenientes de la venta a Venezuela del 49% de las acciones de Refidomsa, pero resulta que la realidad es más contundente, los recursos sí están en el presupuesto del 2010.

El problema es otro, no puede explicar con qué propósito hizo un asiento contable incorrecto, violatorio del Manual de Clasificación Presupuestaria que, con claridad, dice que las ventas de las acciones debieron registrarse bajo el renglón “Ventas de Activos Financieros”, pero decidió registrar la operación bajo el rubro de “ventas de las administraciones públicas”. 

Segundo, dijo que el monto de RD$9,382,441,743, que registró bajo esa denominación, son ingresos por operaciones de la Omsa, del Metro, licitaciones de Promese y por la venta de artículos declarados de contrabando por Aduanas.

Es mentira, porque en los presupuestos del 2008 y 2009 por “ventas de las administraciones públicas” aparecen registrados montos significativamente menores, de RD$4,724,454,280.78 y RD$3,803,852,600, que cuando se comparan con la partida del 2010, arrojan diferencias grandiosas e inexplicables de RD$5,578,589,143 y RD$4,657,987,462, respectivamente.

Las diferencias son tales que no hay manera de justificarlas, ni siquiera esperando un aumento considerable de los contrabandos por aduanas e incrementos irracionales de los pasajes que cobra la Omsa y el Metro.

Tercero, que el equivalente en pesos de los US$130 millones sí lo incluyó en el presupuesto del 2009. Resulta que en ese presupuesto, la partida “Venta de Activos Financieros”, donde debió registrar la operación, aparece con CERO, es decir, con su palabrería nuevamente miente al país.

Como está demostrado que Dios nos protege, al gobierno y al país le ha convenido que la verdad se haya impuesto a la palabrería, que todo se reduzca a mentiras del Ministro de Hacienda, porque de haber aparecido los US$130 millones en el presupuesto del 2009 y omitido en el del 2010, como repite, peores las consecuencias, porque el FMI, que supervisó la elaboración del presupuesto del 2010, con razón lo interpretaría como un engaño,  que el gobierno le escondió información.

Cuarto, el Ministro Bengoa dijo que los recursos que entrarían de Venezuela tampoco se programaron en el Acuerdo Stand by firmado con el FMI. Resulta que en el Memorándum de Políticas Económicas y Financieras que firmó conjuntamente con el ministro  de Economía y el Gobernador del Banco Central, que forma parte de la Carta de Intención, en el párrafo 15 se lee lo siguiente: “se esperan unos US$100 millones de ingresos por venta de activos públicos”. Obviamente que se refería a la venta de las acciones de Refidomsa. Otra suerte para el país es que no tenemos un índice de precios para acciones y activos, porque, de haber existido, los mercados se hubiesen desplomado con la rueda de prensa del Ministro de Hacienda.

Gracias a Dios.