Palacios defiende soberanía de Ecuador

MADRID, 27 avr 2005 (AFP) – El presidente de Ecuador, Alfredo Palacio, afirmó que su país es “soberano y no necesita reconocimiento”, en una extensa entrevista publicada el miércoles en el Periódico de Catalunya.

“Este es un país soberano y no necesita reconocimiento. Eso no quiere decir que no tengamos una política de puertas abiertas y expliquemos a todos, gobiernos y prensa, qué sucedió con las instituciones”, respondió al ser interrogado sobre la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que llegó el martes a Quito.

Palacio asumió la primera magistratura la semana pasada, tras la destitución del cargo del presidente Lucio Gutiérrez -en medio de protestas populares- que había sido elegido en las urnas en octubre de 2002 y de quien era vicepresidente.

Hasta el momento, ni la OEA ni la Unión Europea (UE), por ejemplo, reconocieron formalmente al nuevo gobierno ecuatoriano.

Su actual presidente estima al mismo tiempo que es “lógico que el exterior esté preocupado” pues admite que “estos recambios no son normales”, pero “tampoco es natural que se hayan pisoteado los derechos humanos y constitucionales” en Ecuador.

“En Ecuador la Constitución se comenzó a violar el 8 de diciembre cuando el Poder Ejecutivo desbarató al Judicial”, afirmó Palacio en alusión a la decisión del Congreso de reemplazar a 27 de los 31 magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), lo que destató protestas callejeras reprimidas por la policía.

Interrogado acerca de si su gobierno pedirá la extradición de Gutiérrez a Brasil, que le concedió asilo desde el pasado domingo, Palacio responde que “en los próximos días trabajaremos en esa dirección”.

Palacio, doctor en medicina especializado en cardiología en Estados Unidos, aboga por una “gestión transparente” y por “acuerdos estructurales (que) deberían surgir de una consulta a la ciudadanía”.

Aunque dice que “es difícil en este momento establecer plazos” sobre una consulta popular expresa su “convencimiento” de que “la nación debe expresarse”.

Preguntado sobre cómo interpreta la consigna “que se vayan todos” repetida por la multitud que reclamaba la salida del poder de Gutiérrez, Palacio entiende que el problema viene de haber vivido “en una democracia demasiado formal: votar y ya”.

“Nuestra democracia representativa no ha dado resultado verdadero. Todo se depositó en un Congreso que hoy está terriblemente cuestionado”, opinó, antes de explicar que “para que haya democracia de verdad, tres generaciones han debido gozar de derechos humanos. Y en este país ni siquiera se cumplen los de primera” necesidad, concluyó.