Palestinos rechazan congelamiento parcial de construcción

Ramala, Cisjordania. AP. Un funcionario jerárquico palestino rechazó ayer la posible propuesta de un congelamiento parcial en la construcción de asentamientos israelíes para reactivar las conversaciones de paz, indicio de las dificultades que afronta Estados Unidos en su nuevo intento por avenir a las partes en disputa.

    El secretario norteamericano de Estado, John Kerry, se reunió por separado el sábado por la noche con el presidente palestino Mahmud Abbas y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu para analizar el fin al estancamiento en el diálogo —que ha durado más de cuatro años— a causa de los asentamientos.    Abbas afirma que los palestinos no regresarán a las negociaciones si Israel no congela la construcción de asentamientos.   

El presidente palestino asegura que con esas construcciones en territorios conquistados en la guerra, Israel busca adelantarse al resultado de las conversaciones sobre las fronteras entre el estado judío y el futuro estado de Palestina. El gobernante palestino sostuvo anteriores conversaciones con el predecesor de Netanyahu en 2008. Netanyahu rechaza suspender la construcción de asentamientos y en su lugar exige la reanudación inmediata de las negociaciones.   

El presidente Barack Obama apoyó la postura israelí durante la gira que efectuó la semana pasada a la región al afirmar que los palestinos deben regresar al diálogo para dar salida al punto de los asentamientos.    Estados Unidos no ha anunciado públicamente posibles acuerdos en los últimos días, pero se conjetura que podría proponer una suspensión parcial a la construcción de asentamientos judíos en el centro de Cisjordania, al este de la barrera de separación de Israel.

    El negociador palestino Saeb Erekat dijo el domingo que los palestinos no buscan una confrontación con el gobierno de Obama, pero dejó entrever que sólo regresarán a las conversaciones si hay un congelamiento total de esas edificaciones.

    Los palestinos pretenden un estado que abarque Cisjordania, Gaza y Jerusalén oriental, zonas que Israel capturó en 1967.