Panamá busca eliminar escuelas ranchos

Escuelas rancho

Panamá — Panamá anunció el lunes una licitación por 34 millones de dólares para construir nuevas aulas y sustituir las llamadas escuelas ranchos con piso de tierra y paredes de madera, muy cuestionadas en un país que pregona uno de los mayores crecimientos en América Latina.

El presidente Juan Carlos Varela dijo que se busca reemplazar 174 aulas rancho en 44 planteles educativos en una zona de la comarca indígena Ngäbe Buglé en el occidente del país, como parte de un plan para transformar las escuelas en zonas pobres y apartadas el país.

“La meta que nos hemos propuesto como gobierno es que en dos años ya no existan este tipo de aulas”, aseguró Varela durante una gira por esa zona indígena. “Vamos hacer lo que haya que hacer para que existan escuelas dignas y para eso vamos a introducir aquí el programa `Mi Escuela Primero’, que es un esfuerzo y un compromiso con la educación del gobierno, la empresa privada y las comunidades educativas del país”, reiteró el gobernante panameño. El pliego para la licitación ya se encuentra en el sitio web Panamá Compra, resaltó.

El proyecto incluye, además de las remodelaciones de escuelas y otras obras de infraestructura en el distrito de Muná, la construcción de nuevos comedores, cocinas, módulos sanitarios, bibliotecas, laboratorios de informática y dormitorios para docentes.

El gobierno dijo que continuará con esa iniciativa las próximas semanas en otra área de la comarca, en la comunidad de Beiskó, donde se buscará arreglar una treintena de escuelas, eliminando 147 aulas ranchos, para beneficiar a 6.307 niños y jóvenes indígenas.

Pese a un crecimiento en la economía que superó el 9,0% entre 2010 y 2014, muchas regiones remotas del país, principalmente indígenas, sufren de extrema pobreza y ni siquiera cuentan con infraestructura escolar, lo que obliga a los maestros a impartir clases en improvisadas chozas y ranchos destartalados, según organizaciones sociales.

En una reciente reunión de gabinete en una zona campesina del centro Panamá, un grupo de lugareños extendió una pancarta en que se leía “Señor presidente no más escuelas ranchos en Río Piedra”, otra localidad apartada del país.