Panamá logra cambios en electricidad pero RD sigue con escollos

3D_Economía_17_2,p01

La planificación, la voluntad política y el involucramiento de todos los actores son tres elementos que han permitido que Panamá logre el desarrollo del sistema eléctrico.
Sin embargo, a pesar de que Panamá y República Dominicana iniciaron entre el 1996 y 1997 las reformas en el sector eléctrico, ese país sí logró mejorar su sistema, pero República Dominicana continúa resagada 23 años después y enfrentando los mismos problemas.

Sobre este tema opinaron por separado el exsecretario Nacional de Energía de Panamá, Víctor Urrutia; el asesor legal Luis Rafael Pellerano, de la firma Pellerano Nadal, y Roberto Herrera, presidente de la Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE).

Urrutia explicó que en Panamá desde 1997 han mantenido la participación del sector privado en la distribución y generación, donde el Estado tiene el 50% de propiedad, pero la administración es privada. La transmisión de energía es totalmente pública.
Precisó que las pérdidas de distribución en Panamá son de 12% y los apagones no son sistemáticos, sino por algún accidente o imprevisto.

Hoy en día Panamá cuenta con un parque de generación de 10,923 GWh, compuesto por la siguiente matriz: 71% hidroeléctrico, 21% térmico, 6% eólico y 2% solar. Su demanda máxima es de 1,665 MW.
Indicó que Panamá también ha enfrentado sus problemas a lo largo de los años, pero tiene un sistema eléctrico más robusto que República Dominicana.
Urrutia, quien ofreció una conferencia especial sobre “Planeación participativa”, invitado por la ADIE, indicó que la planificación en el sector eléctrico es muy importante pero es vital la voluntad y la continuidad de las políticas de Estado.
Agregó que las transformaciones en el sector eléctrico de Panamá fueron exitosas porque se involucró a toda la sociedad y actores políticos, sociales y económicos en la planificación del sector están acorde con las necesidades de las personas.
Por otro lado, Herrera precisó que la planificación permite que se estime la demanda futura, se le haga frente a las necesidades de crecimiento de la demanda; necesidades de generación y todos los factores para brindar un servicio de calidad.
Expresó que, sí se han hecho planes en el país, pero que involucra a las entidades estatales y no toma en cuenta a todos los actores. “Debe haber un plan que integre a todos los actores, a los generadores, a las empresas de transmisión y a las empresas de distribución y se defina hacia dónde vamos”, dijo.
Pellerano expresó que participó en las negociaciones del proceso de capitalización del sector eléctrico y los cambios en el sector han sido pocos, en especial porque aún las personas no pagan el servicio.