Papa busca ganarse simpatía musulmanes

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/FEC6660F-BEC6-48B7-8B72-99F3AEEB874E.jpeg

ANKARA (AFP).- El papa Benedicto XVI irá con pies de plomo hoy, martes, a Turquía, donde dispondrá de cuatro días para ganarse la simpatía de los musulmanes, molestos por sus comentarios sobre el islam, y avanzar en el diálogo con los ortodoxos.

Movilizados en las calles o encaramados a los tejados, vestidos de civil o con uniforme, más de 12.000 policías velarán por la seguridad del Sumo Pontífice en Ankara, Efeso y Estambul durante su estancia. Las medidas de seguridad adoptadas para el Papa en Turquía son más drásticas que las tomadas durante la estancia del presidente estadounidense George W. Bush, aseguró el ministro de Relaciones Exteriores turco, Abdulá Gul.

Todo apunta a la posibilidad de que haya disturbios. El domingo unas 15.000 personas se congregaron en Estambul para participar en una protesta organizada por grupos islámicos y el lunes se registraron otras dos manifestaciones de poca trascendencia en Turquía, con no más de unas 200 personas cada una.

Aunque no esté entusiasmado con la visita del jefe de la Iglesia católica, el gobierno turco, de corte islámico, quiere ser un buen anfitrión, evitando deslices que podrían costarle caros para su ansiada adhesión a la Unión Europea (UE). El primer viaje a tierras musulmanas del pontificado de Benedicto XVI transcurrirá en un contexto desfavorable en todos los frentes.

Su discurso de hace dos meses en la localidad alemana de Ratisbona, durante el cual mencionó citas que relacionaban islam y violencia, perjudicó su viaje a Turquía, programado de antemano, a pesar de su posterior rosario de aclaraciones.

Pese a haber anunciado inicialmente que no recibiría al Papa a su llegada a Turquía, el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, optó este lunes, casi en el último momento, por cambiar de planes y conversar con él entre 15 y 30 minutos, aprovechando que se cruzarán en el aeropuerto poco antes de que el jefe del Gobierno viaje a Letonia para asistir a una cumbre de la Alianza Atlántica.