Papa dice que santa Teresa no se limitó a ser una espectadora de la realidad

Papa. Foto de Archivo

España.  Santa Teresa de Jesús, que nació hoy hace 500 años en Ávila, fue una “comunicadora incansable del Evangelio” que “no se limitó a ser una espectadora de la realidad que la rodeaba”, afirmó el papa Francisco.

En una carta dirigida al general del Carmelo Descalzo, Saverio Cannistrá, quien la ha leído hoy, el papa subrayó de la impulsora de la reforma teresiana su dimensión “misionera y eclesial”, dos características que, a su juicio, han distinguido también a la Orden del Carmelo Descalzo.

En la misiva, leída por Cannistrá al final de la misa celebrada en el convento-casa natal de la Santa en Ávila (centro de España), el papa también subrayó el “cimiento” sobre el que la santa asentó sus conventos, con “fraternidad” y “humildad”.

No ha sido el único mensaje del pontífice en el día en el que se cumplen los 500 años del nacimiento de la “santa andariega”, ya que el obispo de Ávila, Jesús García Burillo, también leyó, en el transcurso de la misma misa y ante unas 350 personas en el interior del templo y otras 550 que han seguido la Eucaristía desde el exterior, otra misiva suya.

En ella, el papa Francisco repasa los valores de la reformadora del Carmelo y sus andanzas no sólo en Ávila sino en “otros lugares que conservan su memoria” y “por los que pasó con sus sandalias desgastadas”.

Tras reconocer el papa que su corazón está “hoy en Ávila”, desgranó los consejos que, de vivir en estos días la santa, daría a religiosos, sacerdotes, laicos, familias y jóvenes.

A estos últimos, lanzó un mensaje especial, para que tengan el “valor para huir de la mediocridad y la tibieza”, albergando en su alma “grandes deseos, nobles aspiraciones dignas de las mejores causas”.

“Que el ejemplo de la santa infunda valentía a las nuevas generaciones, para que no se les arrugue el ánima y el ánimo”, dijo, parafraseando el “Camino de Perfección” de Santa Teresa.

En este sentido, antes de comenzar la celebración Eucarística, el superior general del Carmelo Descalzo ha subrayado, en declaraciones a los medios, que Teresa aporta la luz de la que ella goza para “iluminar” los caminos que “a veces pasan por momentos de oscuridad”, tanto “a nivel exterior como interior”.

También la santa aporta, a su juicio, calor, porque los corazones se sienten “muchas veces solos y no queridos”, lo que lleva a “perder el sentido de la esperanza y la perspectiva de futuro”.

El obispo de Ávila, Jesús García Burillo, subrayó que en esta jornada se debe dar “gracias a Dios”, porque “ha hecho el gran regalo de Teresa de Jesús a la Iglesia y a toda la humanidad”, por los valores “no sólo eclesiales sino humanos” de la santa y como mujer, emprendedora, escritora o economista”, que pueden dar solución a los “problemas que tiene en este momento la sociedad”.

“Si tuviéramos un poquito más de fraternidad, austeridad y servicio a los demás seguramente las cosas nos irían mejor”, ha añadido.

Por su parte, la consejera de Cultura y Turismo del gobierno regional, Alicia García, declaró que hoy es el “día más importante” del V Centenario y que la santa es “el mejor patrimonio de Ávila, junto a su muralla”, y además, en su opinión, “la mejor mujer de la historia”.