Papa exhorta a abolir pena de muerte y ayudar inmigrantes

m1

El papa Francisco culminó ayer su visita a Washington exhortando a hacer más por los migrantes que sufren, combatir el cambio climático y abolir la pena de muerte en el mundo, en un inédito discurso ante el Congreso estadounidense.

Luego una visita de dos días a la capital estadounidense, cargada de política y fervor religioso, el pontífice argentino de 78 años partió a Nueva York, de donde seguirá a Filadelfia el fin de semana.
Francisco, primer líder de la Iglesia católica en una sesión bicameral del Congreso, habló algo menos de una hora, y en un inglés con fuerte acento, ante más de 500 diputados y senadores, magistrados de la Corte Suprema y miembros del Ejecutivo, entre ellos el vicepresidente Joe Biden.

Estados Unidos vive bajo el embrujo de la “papamanía”, pero Jorge Mario Bergoglio, primer papa proveniente del continente americano, no ha rehuido a la polémica.

Ante “una crisis de refugiados sin precedentes desde los tiempos de la II Guerra Mundial” y el drama de los latinoamericanos que “se ven obligadas a viajar hacia el norte”, este papa “hijo de inmigrantes” pidió una respuesta “justa y fraterna” de los gobernantes. “No debemos dejarnos intimidar por los números, más bien mirar a las personas, sus rostros, escuchar sus historias mientras luchamos por asegurarles nuestra mejor respuesta a su situación. Una respuesta que siempre será humana, justa y fraterna”, añadió.

Al tiempo que Estados Unidos debate la suerte de los millones de indocumentados provenientes de México y América Central, lanzó: “cuidémonos de una tentación contemporánea: descartar todo lo que moleste”. Y frente a una mayoría de legisladores favorables a la pena capital, en un país que practica varias ejecuciones al año, el jesuita argentino exigió “la abolición mundial de la pena de muerte”.
“Acciones valientes”

En paralelo, el pontífice pidió “acciones valientes” ante el cambio climático, uno de los tantos temas con los que coincidió el miércoles en la Casa Blanca con el presidente Barack Obama, pero que divide a los congresistas. “Estoy convencido de que podemos marcar la diferencia y no tengo alguna duda de que los Estados Unidos y este Congreso están llamados a tener un papel importante”, expresó el pontífice, quien se refirió a la necesidad de implementar lo que denominó una “cultura del cuidado”. Los conservadores, mayoría en el Congreso, lo recibieron con cortesía y mostraron en pocas ocasiones su desacuerdo, como cuando se negaron a aplaudir los comentarios del papa sobre el ambiente. Pero saludaron de manera vehemente sus palabras sobre la familia, “amenazada”, y su defensa de la vida “en todas las etapas de su desarrollo”, una referencia al aborto. “La familia está amenazada quizá como nunca antes”, señaló. Francisco hizo su entrada a la cámara poco después de las 14H00 GMT, con una ovación de pie, la primera de tantas durante la alocución.

Evoca grandes figuras EU

En un tono conciliador , Francisco homenajeó a esta “tierra de los sueños”, evocando grandes figuras estadounidenses como Abraham Lincoln y Martin Luther King.   El sueño de Martin Luther King “sigue resonando en nuestros corazones”, afirmó.   El pontífice advirtió a los legisladores estadounidense del peligro del fundamentalismo”, religioso o no, y pidió evitar la tentación del “reduccionismo simplista” de dividir la realidad entre buenos y malos.   También apoyó “el coraje” para hallar soluciones a tensiones internacionales, una referencia soslayada a las conversaciones abiertas por Estados Unidos con Cuba e Irán. Y llamó a acabar con el comercio de “armas letales vendidas a aquellos que pretenden infligir un sufrimiento indecible”.   Francisco se dirigió luego desde un balcón a más de 50,000 personas.