Papa Francisco culpa fabricantes y vendedores de armas de la guerra en Siria

El papa Francisco fue recibido por el rey de Jordania, Abdullah II

Betania (Jordania). EFE. El papa Francisco afirmó ayer en Betania, en Jordania, que el odio y la codicia del dinero son la raíz y la causa de la guerra y acusó de la continúe la guerra en Siria a todos aquellos que negocian con los conflictos y fabrican y venden armas.

En un discurso ante cerca de 600 personas que abarrotaban la iglesia levantada en el sitio donde la historia sitúa el bautismo de Jesús, el pontífice pidió a los presentes “que busquen en su corazón una palabra para que esta pobre gente se convierta”, e instó a la comunidad internacional a ayudar a Siria a salir del conflicto. “Las raíces del mal están en el odio y la codicia por el dinero. Esto nos debe hacer pensar”, afirmó Bergoglio, quien pidió que “prevalezca la razón” para que pueda volver a reinar la paz en Siria “con la ayuda internacional”. El pontífice, que volvió a salirse del guión establecido, subrayó asimismo que el diálogo es la única vía para solucionar la guerra fratricida en Siria y solicitó a todas las partes implicas que se avengan a negociar. “Me dirijo a la comunidad internacional para que no deje sola a Jordania. Y renuevo mi vehemente llamamiento a la paz en Siria”, subrayó. “Que cese la violencia y se respete el derecho humanitario”.