Papa Francisco deja críticas y llamados a su paso por Cuba

m2

LA HABANA
AP
El papa Francisco ha dejado a su paso por Cuba algunas críticas y muchos llamados, pero también una tarea que corresponderá sobre todo a su sociedad dentro y fuera de la isla: la reconciliación.

Tercer pontífice en venir a la isla en 17 años, Francisco lanzó lo que algunos ven como críticas sutiles al sistema político cubano que controla prácticamente todos los aspectos de la vida cotidiana, y junto a ello la necesidad de superar las diferencias en una sociedad que ha transitado entre la fascinación y el desencanto de una utopía que comenzó en 1959.

Buena parte de la atención de su gira de cuatro días giró en torno a sus pedidos de servir a la gente y no a las ideologías, de aceptar las diferencias entre todos y en no observar lo que hacen los vecinos. Todavía el martes, en su última homilía, Francisco pidió a los cubanos redescubrir su fe y vivir una “revolución” de ternura y de ayuda al prójimo. Al mismo tiempo, en cada una de sus homilías y discursos, ha subrayado la necesidad de ayudarse unos a otros, tanto dentro como fuera de la isla y de evitar la uniformidad. Aún en la misma ceremonia donde apeló a la “revolución” de la ternura, pidió “tender puentes” y “sembrar la reconciliación”. “El gran énfasis fue el tema de la reconciliación, no sólo entre los cubanos de la isla, sino los que viven en Estados Unidos, en Miami”, dijo a The Associated Press Andrew Chesnut, director de estudios católicos de la Universidad Virginia Commonwealth. Consideró lógico que tuviera algunas críticas públicas, aunque “bastante suaves y a veces disfrazadas”, porque de haber sido más fuertes podría tener algunas repercusiones con la iglesia cubana “que tiene que operar aquí”. Francisco ha sido crítico contra el comunismo, pero al mismo tiempo ha dejado en claro su deseo de acompañar al gobierno de Raúl Castro en las transformaciones.