Papa Francisco dice “quiere una Iglesia pobre, y para  los pobres”

 CIUDAD DEL VATICANO.AFP. El papa Francisco afirmó ayer que quiere “una iglesia pobre, y para los pobres”, en un encuentro con miles de periodistas de todo el mundo en el Vaticano, donde volvió a seducir con su sencillez y su sentido del humor.   “¡Cómo quisiera una iglesia pobre, y para los pobres!”, confesó casi espontáneamente el pontífice argentino.  

Una atronadora ovación recibió estas palabras de Francisco, el austero jesuita que en apenas cuatro días ha suscitado esperanzas de cambio en una institución desacreditada, abogando por una iglesia más sencilla, más colegiada y cercana a los desfavorecidos.    

A los periodistas, acompañados de familiares, incluidos muchos niños, explicó que la Iglesia, sacudida por escándalos, problemas en la curia y la sorprendente dimisión de Benedicto XVI, no tiene “una naturaleza política, sino espiritual”.  

 Dirigiéndose directamente a su auditorio, les agradeció por su labor en las semanas transcurridas desde el inesperado anuncio de la renuncia de Benedicto XVI.

“¿Han trabajado mucho, eh?”, bromeó.   Al final de una charla informal, impartió una original bendición silenciosa sin hacer la señal de la cruz, tras haber señalado en español que lo hacía por respeto “a la conciencia de cada uno”.   Antes de retirarse, recibió uno a uno a un centenar de periodistas elegidos por sorteo.