Papa Francisco llama a no resignarse ante dificultades

http://hoy.com.do/image/article/807/460x390/0/7B73B10C-B431-4F89-9BB6-C094FF88B474.jpeg

CIUDAD DEL VATICANO. AFP.  El papa argentino Francisco exhortó ayer en la vigilia pascual, que conmemora la resurrección de Cristo, a no resignarse ni a perder la confianza ante las dificultades.   “No nos encerremos en nosotros mismos, no perdamos la confianza, nunca nos resignemos”, exhortó el Papa en la homilía de esta liturgia de la luz, en un mensaje que bien puede aplicarse no sólo a la religión sino a cualquier dificultad que el ser humano encuentra en la vida, en particular, en épocas de crisis.  

 “Los problemas, las preocupaciones de la vida cotidiana tienden a que nos encerremos en nosotros mismos, en la tristeza, en la amargura” y recordó a los incrédulos que no hay que “cerrarse a la novedad”, en las “sorpresas de Dios”, porque ésta transforma.

Esta ceremonia de la luz, denominada la liturgia de la luz, empezó en el atrio de la fastuosa basílica de San Pedro, totalmente a oscuras, con el Papa y los sacerdotes vestidos de blanco.  

Una vez encendido en el atrio de la basílica el cirio pascual, una gran vela que simboliza a Cristo resucitado, y que sirve para alumbrar las velas de los fieles, comenzó la procesión silenciosa del Papa y sus ministros hasta el altar mayor, momento en que se encienden las luces del templo. “Es la celebración más rica y quizá la más bella” de la Semana Santa, según el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi. 

Este año, esta liturgia, que solía durar tres horas, ha sido reducida por expreso deseo del papa argentino.   En la ceremonia, el Papa administró los sacramentos -bautismo, confirmación y primera comunión- a cuatro jóvenes procedentes de Italia, Albania, Rusia y Estados Unidos. 

 Elegido al trono de Pedro el pasado 13 de marzo, Francisco ha jalonado sus dos primeras semanas de numerosos cambios que indican que quiere conducir a la Iglesia por el camino de la sencillez, la humildad y la concordia.

El Jueves Santo se desplazó a una cárcel de menores para oficiar la liturgia del lavado de pies a doce jóvenes reclusos, entre ellos dos chicas y dos musulmanes.   El Viernes Santo oró por la paz en Oriente Medio, y el entendimiento de cristianos y musulmanes, cuya coexistencia en esa región no siempre es fácil, en particular en Egipto, Irak, Siria, Líbano o Libia.