Papa: “hay que superar resistencia al cambio”

m5

El papa Francisco llamó ayer a superar la resistencia al cambio, no temer ser políticamente incorrectos y criticó el “uso” de las personas, en el inicio del segundo tramo de su viaje a Cuba con una misa campal en la provincia oriental de Holguín.

Desde la Plaza de la Revolución de Holguín, el pontífice dijo que Jesús desafía a diario con preguntas sobre el cambio.

“Nos invita a ir lentamente superando nuestros preconceptos, nuestras resistencias al cambio de los demás e incluso de nosotros mismos”, señaló en la homilía. “Jesús genera una actividad misionera, de servicio, de entrega. Su amor…nos estimula a mirar más allá, a no quedarnos en las apariencias o en lo políticamente correcto”, agregó. Después de una estancia de unas horas en Holguín, el papa viajó a Santiago, al santuario de la Virgen de la Caridad, un símbolo para los cubanos dentro y fuera de la isla.

Aún en Holguín, Francisco recordó a las personas que sus conciudadanos no son “a los que se vive, se usa, se abusa”, sino a los que se atiende con amabilidad. “Fueron palabras profundas las del papa”, dijo a The Associated Press, Manuel Vaz, un joven estudiante de química de 18 años, quien vino desde el poblado del Cobre con amigos para participar de la misa. “Cada cual tiene su pensamiento, hay que respetarlos a todos.”. Expresó que lo que el pontífice “hace es invitarnos a no temer expresarnos, decir lo que pensamos para fortalecer nuestra fe y nuestras propias ideas”. Unos metros más allá Jordi Pérez, de 31 años, consideró que el cambio del que habla el papa viene de sus llamados al diálogo incluso entre las personas de ideas diferentes. “Eso es un mensaje de reconciliación que Cuba como muchos otros países necesitan. La humanidad requiere que unos y otros se entiendan”, señaló. Posteriormente el vocero de la Santa Sede dijo que si bien los discursos del papa “tienen muchas dimensiones”, Francisco no suele hacer referencias políticas, y habla más de las conversiones personales y el bien común. El papa durante su homilía también reconoció el esfuerzo que hace la Iglesia católica para llevar la fe en la isla, donde el triunfo de la revolución en 1959 impulsó el laicismo en la nación caribeña. Desafiando un calor tan fuerte que produjo desmayos entre los asistentes que caían agobiados por el sol, miles de personas se congregaron para escuchar la misa y ver al pontífice en persona.